.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 9 de julio de 2009

Silabeando





Lasitud de los dedos

huellas de caricias
en sus yemas

una señal

un trazo que salpica gotas de ti

la entrega a una hoja de cuaderno
en blanco
para escribir nuevas letras

silabeando
un nombre


(Fotografía de Aira Manna)

2 comentarios:

  1. Mmm, recuerdo tiempos pasados al leer tu poema.
    Ese cuaderno suele contener tantas palabras no dichas...
    Se puede rememorar tanto, soñar tanto, jugando con el lápiz entre los dedos como si fuera... Ah, como si fuera...esa mano cálida que ya no está entre las nuestras...
    Sí. Pero no. Yo me cansé. Por un lado añoro. Por el otro, no.
    Qué sé yo....
    Hermosos sueños.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Lagave, puede, tal vez, acaso...Te entiendo perfectamente. Pero no olvides que los cuadernos en blanco son aquellos que están siempre por escribir. La cuestión es ejercitar la caligrafía y la sintaxis. El aprendizaje anterior sirve, pero hay que generar otros nuevos. Recuerdo que ha habido personas que no han sabido o podido utilizar esos cuadernos nuevos. Y escribir sobre los viejos, nunca da resultado. Es seguir emborronando.

    Buena noche, se agradece tu coment.

    ResponderEliminar