.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 24 de mayo de 2009

Sosegada gravidez


Vértice de úteros
perspectiva de entrañas
sacras
todo raíz todo espuma
gestación de días y de tierra
placentera acidez
para mi boca
sedienta.


(Majuelos de la Ribera del Duero)

6 comentarios:

  1. Algunos de los caldos de la zona reposan en mi bodega.
    Por el color rojizo de la viña la situaría entre Aranda hacia provincia de Soria pero los cerros del fondo me recuerdan las cercanías de Peñafiel.
    Por favor Fackel, sacie mi sed y dígame donde esta situada la viña.

    Y recuerde que...
    Bacco, tabaco e Venere
    fanno le uomini cenere.

    Salute, hip

    ResponderEliminar
  2. Abadía de Retuerta, antiguo monasterio premonstratense, situado en el término de Sardón de Duero, perteneciente a la multinacional Novartis. Está a quince quilómetros de Vega Sicilia, ésta ya próxima a Peñafiel. Aunque se encuentra en la denominada milla de Oro, el no va más del suelo para los vinos más logrados, situada en la Ribera del Duero, no se comercializan como Ribera de Duero. Ignoro por qué. Sipongo que quieren plantear una alternativa al Vega Sicilia. La verdad es que me da igual la denominación. Son fantásticos.

    ResponderEliminar
  3. Las restricciones que impone una denominación de origen se quedan demasiado bajas a las que se auto impone una bodega de alta calidad. Abadía de Retuerta no compite con otras bodegas de la denominación sino con otras bodegas de alta gama. El apellido de una denominación no es siempre una ventaja sino al revés.
    Hace unos años tuve que recoger en Peñafiel un Zarcillo de Oro con el que fue galardonado una pequeña pero distinguida bodega familiar de la zona de Calatayud con la que colaboré. Mi familia política proviene de la zona (Castrillo de Duero), suelo pasar siempre algunos días de mis vacaciones en la Dehesa de Peñalba al lado de Sardón y siempre caen algunas estuches o cajas de vino (o maleteros enteros).
    La lengua breve y largo el vino.
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Qué mezcla más curiosa eres, maestro. A veces te vuelves transparente y en otras se aprecia en ti la esencia castellana, la aridez de la estepa, la falta del mar.

    Quizá por haber tenido el mar cerca ignoraré, para siempre, ciertas asfixias.

    ResponderEliminar
  5. Aragonía, tus conocimientos me pueden ser muy provechosos. Nunca he sabido demasiado de esas plantas mágicas y de sus criaturas naturales, pero para aprender estoy a tiempo, jaj.

    Ciertamente, la Castilla profunda tiene sus contradicciones y sus lados oscuros, pero precindiendo de connotaciones históricas relativamente recientes, tiene una sedimentación humana y natural cuyos efectos, como el vino, también han sido dignos de valorar.

    Y eso...la brevedad oral y largo recorrido para el elixir y el aroma.

    Salud y arriba el campo.

    ResponderEliminar
  6. Es que uno es híbrido, mezcla, Stalker, tanto de procedencias territoriales como de circunstancias históricas. Eso me hace transparente y oscuro, -¿quién no lo es?-, según, y se alternan, confraternizan, pero jamás se superponen desalojando la una a la otra. Y más allá, la propia esencia.

    Y sí, lo reconozco, el mar es para mi sobre todo literatura. Puede que algún día deje de ser sólo eso. Pero no creas, uno trata de humedecer su cerebro permanentemente, aunque no esté cerca el mar.

    Salud y mezcla.

    ResponderEliminar