.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 22 de marzo de 2009

Un poema de Sánchez Rosillo


El poema Aviso de caminantes, de Eloy Sánchez Rosillo...



En la suma de días indistintos
que la vida da al hombre, acaso hay uno
en que el destino, trágico y hermoso,
pasa por nuestro lado y el azar manifiesta
una insólita luz, un desusado
fulgor inconfundible.
Pero no has de dudar. Ten el coraje,
cuando llegue el momento,
de abandonar las cosas con que siempre
te engañó la costumbre, y sube pronto,
a ese carro de fuego.
Poco dura
el milagro.
Después, si te negaras
a partir, sólo noche
merecerás. Y nunca, aunque quisieras,
podrás comprar la luz que despreciaste.



(De Elegías, 1984. Acompaña fotografía de Martin Stranka)

7 comentarios:

  1. Siempre estamos eligiendo. Moverte o permanecer, ésa es la duda. Y ocurre a veces que eliges el cambio, subes al dorado carro de fuego y tu vida ya no es igual. Pero puede ocurrir que el resplandor de la luz que te atrajo dure tan poco, que en un instante te encuentras sentado en la orilla del camino recomponiendo la piel y el alma. Mereció la pena? Sí. O no. Siempre estamos dudando.

    ResponderEliminar
  2. Me ha sorprendido encontrar aquí un poema de Sánchez Rosillo, poeta que desprecia a las vanguardias y a toda poética que se salga de la línea más conservadora de la poesía española.

    Su último poemario, "Oír la luz", es quizá el peor de 2008.

    A estos poetas involucionistas también hay que combatirlos.

    Abrazos, Fackel

    ResponderEliminar
  3. Sí, Lagave, puede ser como dices. La disyuntiva, planteada en frío, no tiene opción. Lo expones muy bien, pero permaneces en la duda.

    Pero el poema tiene para mi un punto que me interesa. Es la recomendación sobre ese instante del destino que puede ser decisivo. ¿Lo hemos tenido muchas veces o pocas? ¿Y siempre ha sido una luz especial, significativa, intuitivamente decisiva? Yo creo que no. La intuición -que no es algo abstracto, secundario, mero riesgo olfativo- tiene un componente sagaz y sabio. Avalada por nuestra propia historia personal, por el recorrido vital, sabe cuándo una situación es decisiva. Un milargo, como dice el poeta, que te puede curar, pero a cambio te exige tu decisión personal, tu coraje, tu compromiso, tu paso adelante.

    Buenas noches, gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  4. Hermano Stalker. A mi el poema me gusta. Me parece que dice algo que es sesudo y posee su punto. Y lo dice bien. Y me sirve. Ya ves, uno es tan subjetivo, al menos hoy...

    Por lo demás, desconozco mayormente la obra de Sánchez Rosillo. Y mi actitud ante lo que no me gusta: cuando una obra no me va, la dejo de lado. Es mi modesta manera de combatir lo que no me atrae. Una obra no grata se combate con otra grata, con buscar otras cosas. Creo que lo que no tiene interés no cunde. Tampoco tengo madera de comisario estético, ja.

    Una noche calma.

    ResponderEliminar
  5. Fackel, yo no soy un comisario estético sino moral. Como sabes, toda estética comporta una ética, y viceversa. La estética de Sánchez Rosillo se ve contaminada, me temo, por su despectiva mirada hacia las cosas que no comprende.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, Fackel. Hay situaciones en las que hay que dar el paso porque sabes que estás ante "ahora o nunca". Y lo das, y dejas atrás lo que haya que dejar, y empiezas de nuevo. Pero el paso te puede llevar casi a una caída libre, no se sale limpiamente del trance.
    Repito la pregunta: mereció la pena?Sí. O no. Repito la respuesta. Es todo tan relativo... y la edad me hace verlo aún más !
    Saludos, Fackel.

    ResponderEliminar
  7. Creo que te entiendo, y también lo veo así, poco puedo aportar que tú no hayas reflejado con clarividencia, Lagave. Las dudas y el relativismo no nos resuelven la cuestión. Las decisiones siempre son arriesgadas, incluso audaces, pero lo importante es que son personales.

    Salud y calma.

    ResponderEliminar