.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 25 de mayo de 2008

Mística Vs. Misterio






1. Coplas de San Juan de la Cruz



Entréme donde no supe
y quedéme no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

1.

Yo no supe dónde entraba,
pero cuando allí me vi
sin saber dónde me estaba
grandes cosas entendí
no diré lo que sentí
que me quedé no sabiendo
toda ciencia trascendiendo.

2.

De paz y de piedad
era la ciencia perfecta
en profunda soledad
entendida vía recta
era cosa tan secreta
que me quedé balbuciendo
toda ciencia trascendiendo.

3.

Estaba tan embebido
tan absorto y ajenado
que se quedó mi sentido
de todo sentir privado
y el espíritu dotado
de un entender no entendiendo
toda ciencia trascendiendo.

4.

El que allí llega de vero
de sí mismo desfallece
cuanto sabía primero
mucho bajo le parece
y su ciencia tanto crece
que se queda no sabiendo
toda ciencia trascendiendo.

5.

Cuanto más alto se sube
tanto menos se entendía
que es la tenebrosa nube
que a la noche esclarecía
por eso quien la sabía
queda siempre no sabiendo
toda ciencia trascendiendo.

6.

Este saber no sabiendo
es de tan alto poder
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer
que no llega su saber
a no entender entendiendo
toda ciencia trascendiendo.

7.

Y es de tan alta excelencia
aqueste sumo saber
que no hay facultad ni ciencia
que la puedan emprender
quien se supiere vencer
con un no saber sabiendo
irá siempre trascendiendo.

8.

Y si lo queréis oír
consiste esta suma ciencia
en un subido sentir
de la divinal esencia
es obra de su clemencia
hacer quedar no entendiendo
toda ciencia trascendiendo.





2. La mística según André Compte-Sponville


Mística. La etimología relaciona las palabras con los misterios. Pero los místicos, en todas las religiones, nos hablan más bien de una especie de evidencia. Hay que creerles a ellos, y no al pasado de la lengua y de la superstición. El místico es quien ve la verdad cara a cara: no se encuentra ya separado de lo real por el discurso (es lo que llamo el silencio), ni por la carencia (es lo que llamo la plenitud), ni por el tiempo (es lo que llamo la eternidad), ni, en fin, por sí mismo (es lo que llamo la simplicidad: el anatta de los budistas). Dios mismo ha dejado de faltarle. Realiza la experiencia del absoluto, aquí y ahora. Tal absoluto ¿acaso es todavía un Dios? Varios místicos, especialmente en Oriente, contestaron que no. De donde un “misticismo puro”, como decía el padre Henri de Lubac, que es “la forma más profunda del ateísmo” (La mystique et les mystiques, A.Ravier y otros, “Prefacio”). Éstos no creen en nada: la experiencia les basta.

Este misticismo, que es el máximo de evidencia, es por eso lo contrario de la religión, que es el máximo de misterio.





3 comentarios:

  1. Esa experiencia de lo absoluto debe ser lo más parecido al nirvana. Siempre he pensado que hay momentos en los que se roza, momentos asociados a la observación y la integración con la naturaleza. Y si eso no es Dios, algo parecido debe ser.
    Muy interesante tu entrada.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, Lagave, a Fackel lo Absoluto le trae al pairo. Mi Nirvana es impreciso o acaso no me interesa. Tardé mucho tiempo en caer del burro (sólo aquel tal Saulo cayó del caballo, que para eso era oficial y jinete, y montó su Negocio) Las creencias absolutas alejan al Hombre de Sí Mismo. No te digo más. Mi mundo es relativo, ¿tal vez el Reino Absoluto de lo relativo? Bah, sofismas, juegos de palabras.

    Por otra parte, adoro la mística, expresada literiamente, de San Juan de la Cruz, no en vano bebe del Cantar de los Cantares de Salomón, la más bella obra amorosa y erótica jamás escrita. Pero las definiciones del filósofo francés Comte-Sponville me entusiasman, es uno de los filósofos que he descubierto en los últimos tiempos. Rompedor. No sé si son dos textos contrapuestos o complementarios, pero me apetecían trasladarlos.

    Bueno, ya he dicho mucho.

    ResponderEliminar
  3. No sé, Fackel. Para mí lo absoluto es necesario,no como creencia sini como existencia, quizá precisamente porque este mundo esta lleno de "relativos".Puede que tengas razón al decir "el Reino absoluto de lo relativo", y que no haya más que hablar, pero se me queda tan corto...! Necesito algo más, caray!
    Eso, o aprender a disfrutar de lo que me rodea sin dar más vueltas ni buscar la piedra filosofal.
    Mmmm,y la unión de los dos textos está muy bien pensada...
    Buen descanso.

    ResponderEliminar