.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 28 de mayo de 2008

Las tinieblas del corazón


Existe otro universo, el del corazón del hombre,
del que nada sabemos, y no nos atrevemos a explorarlo.

Una gris y extraña distancia separa
nuestra pálida mente, aún más, del palpitante continente
del corazón humano.

No ha habido pioneros que hayan desembarcado en sus costas
y ningún hombre o mujer conoce
su misterioso centro,
cuando, más oscuros aún que el Congo o el Amazonas,
fluyen del corazón los ríos de la plenitud, el deseo y la ansiedad.


David Herbert Lawrence, Últimos poemas y pensamientos (Edición póstuma, 1932)


2 comentarios:

  1. O dicho de otra manera, el corazón del hombre como un pozo, >¿no? Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues el corazón del hombre es como un pozo o como un páramo o como una luz que pende del vacío o como un silencio entre el ruido o cómo una lágrima que se escurre ante la sorpresa o como la herida de una pasión o como una espera...Es como tantas cosas el corazón del hombre...Yo escogí una foto abierta: hay círculo de piedra, hay quiebra en la circularidad del muro, hay luz, hay cielo, hay aire intuído, hay posibilidad de volar...¿no somos aves?

    Gracias, Juanjo, por pasarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar