.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 24 de octubre de 2007

Llamas


Son ellas las que un día prendieron. Crepitan: algarabía de discursos. Iluminan: quienes acceden ven de otra manera. Se extienden: mueven al viento, y no al revés. Colorean: tonalidades del fuego en el sotobosque de la cultura. ¿Creería Karl Kraus que no se extinguirían? Hoy son rescoldos en los anaqueles de una biblioteca silenciosa. ¿Puede reactivarse el fuego?

2 comentarios:

  1. ¿Puede extinguirse, el fuego que enciende el fuego?

    ResponderEliminar
  2. ¿Puede acaso extinguirse lo latente?

    ResponderEliminar