.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 2 de mayo de 2007

La raya


Debes saber que hay una raya. La veas o no, la hay. Cuidado con esta hendidura, no es la raya verdadera. El firme no es seguro. Mira mis pies, señalan el límite. ¿Te gustan mis zapatos? El floreado hace muy alegre, ¿verdad? Aquí hay una raya, tal que así. Tú puedes estar hasta aquí. Yo a este lado. Imagínala, siempre es así. ¿Te gusta mi vestido? No, no te preocupes, no importa el terreno. No es de nadie. Como si no hubiera superficie, como si flotáramos. El suelo no indica nada. Somos tú y yo las que lo trazamos y nos lo repartimos. Me gustan tus medias. ¿Alguien mira el suelo? Sí, mucha gente mira al suelo, no levantan los ojos del suelo, algunos incluso se arrastran, pero no ven nada. Con esa falda tus rodillas hacen muy bonitas. No debes tropezar, se te herirían. Algo peor: se te vería la sangre, luego las costras. ¿A quién de las dos crees que mirarán más los hombres? Los hombres miran el suelo, pero no lo ven. Muchos andan dejando caer el pescuezo sobre el pavimento pero son incapaces de fijarse si es de baldosa, de brea o de tierra. Ni siquiera se fijan en las cucarachas. Peor: miran a otras personas como si fuera el firme. Tienen mirada imprecisa, insegura. Nos miran a nosotras como si sólo fuéramos parte del paisaje. No te sorprendas. Te acostumbrarás a ello. No importa. Así pareces una colegiala, pero no eres una colegiala, dejamos de serlo hace tanto. Qué reencuentro. Ahora eres mi amiga, mi colega, mi compañera de trabajo, de diversión. Demasiadas horas. Nos apoyamos. ¿Qué miran más los hombres? ¿Mis piernas o tus medias? ¿Mis zapatos o tus rodillas? Lo importante es tener claro dónde está la raya. No lo olvides. La tuya, la mía, la que cualquiera de ellos querría traspasar. Mira, ya suena la música. Procura no pisarme. Déjate llevar, como de pequeñas. Ahora eres más alta, pero sigues flaca. No me pises, eh. A ver, deja que te sujete. Como si nadie nos viera. Este mismo tango lo bailamos tantas veces.

4 comentarios:

  1. Qué curiosas conversaciones y qué diferentes entre un un 2 de mayo y un 6 de noviembre. Con el mismo nombre.

    ResponderEliminar
  2. Estás en todo, paralela. La raya es la línea y en las culturas africanas la línea -simple, trazada, orientadora- es la serpiente. Y la serpiente es mucho más...Pero sí, te doy la razón: qué diferentes los comentarios (o no tanto) Además, un título se puede repetir, ¿por qué no? No descarto que habrá otra tercera raya...pero ¿sobre qué? (Qué sagaz tú, oye) Aufidesen (lo siento, soy fonético pero no ortográfico, jaj)

    ResponderEliminar
  3. A modo de esquema, ( por la prisa.)

    - Yo también tengo títulos repetidos, pero nadie se ha dado cuenta.

    - Esperaremos a la tercera raya.

    - Qué es la serpiente

    - Las fotos que no tienen autor eres tú quien las hace?

    ResponderEliminar
  4. La serpiente es siempre un símbolo, pero hablar de ello es largo...mejor encontrarse con ella.

    Procuro decir quién es el autor/a de las fotos, si sé quién es. Otras veces no sé de quién es la foto pero me gusta y me sugiere y la otorgo un lugar. Otras veces, en fin, son mías. Hay de todo, ya ves. (Sospecho que no te ayuda mucho) La verdad es uqe hay fotografías impresionantes. Creo que he descubierto más de la fotografía al dejarme sugerir poe ellas y escribir en el blog...

    ResponderEliminar