.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 19 de mayo de 2007

Bajo los adoquines



Bajo los adoquines no estaba ni está la playa, sino la resistencia. Resistir al tedio, a la mediocridad, a los cantos de sirena, a la pobreza imaginativa, a la intervención mercantil, a la alteridad impuesta, a la ideología de la aceptación, a la moneda de la servidumbre, al saqueo de la creatividad, a la falsa ética, a la ofensiva de la mentira degradada en categoría de confusión. Los perdedores de la tierra os saludan. Tras los adoquines del cotidiano resistir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario