.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 6 de diciembre de 2006

La clave


Se sabe que los colores de la noche se han ido. Se sabe que la noche no es negra, sino una carencia. Por eso se sueña, para llenarla de lo posible. Como en la vida que llamamos incorrectamente real, los colores hay que ponerlos. No vienen dados porque sí. Y aunque los objetos, desde el sol que nace hasta la sonrisa de un niño, tienen matices, si tú no los buscas no te son revelados. Como la materia del color, tal se manifiesta la textura de los sueños. Pero los sueños, ya se sabe también, pronto, un día perdido de tu adolescencia, huyeron de tu cama para crecer entre tu ser erguido y rebelde. Y oscurecerse. Urdieron tus inquietudes. Y ya desde entonces no distingues con facilidad la luz y las sombras, porque tú mismo no eres claro. O es que no saliste jamás del sueño. Y a estas horas de silencio has abierto una página del poeta mejicano Jaime Sabines y él te lo sugiere...


Igual que la noche de la embriaguez,
igual fue la vida.
¿Qué hice?, ¿que tengo entre las manos?
Sólo desear, desear, desear,
ir detrás de los sueños
igual que un perro ciego ladrándole a los ruidos.

(La pintura es del polaco Gregorz Jakubowski-Barthel)


2 comentarios:

  1. Madre mía! Tienes un blog fantástico, muy especial... me he dado una vuelta y me ha sorprendido muy gratamente. Tienes un gusto exquisito para ilustrarlo, de verdad. Vendré más!

    ResponderEliminar
  2. Impresionantes los versos del poeta mexicano. Al final, ¿todo se reduce a haber deseado-haber deseado-haber deseado? Atormentado Fackel...

    ResponderEliminar