.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 9 de noviembre de 2006

Infamia





INFAMIA. Se toma también por maldad o vileza grande en cualquier línea.


INFAME. Desacreditado, que ha perdido la honra y la reputación.
Significa también mui malo o vil en su línea.



(Diccionario de Autoridades, primer Diccionario de la RAE, año 1732)


¡Y si después de tántas palabras,
no sobrevive la palabra!
¡Si después de las alas de los pájaros,
no sobrevive el pájaro parado!
¡Más valdría en verdad,
que se lo coman todo y acabemos!

¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte!
¡Levantarse del cielo hacia la tierra
por sus propios desastres
y espiar el momento de apagar con su sombra su tiniebla!

¡Más valdría, francamente,
que se lo coman todo y qué más da!...
¡Y si después de tánta historia, sucumbimos,
no ya de eternidad,
sino de esas cosas sencillas, como estar
en la casa o ponerse a cavilar!

¡Y si luego encontramos,
de buenas a primeras, que vivimos,
a juzgar por la altura de los astros,
por el peine y las manchas del pañuelo!
¡Más valdría, en verdad,
que se lo coman todo, desde luego!

Se dirá que tenemos
en uno de los ojos mucha pena
y también en el otro, mucha pena
y en los dos, cuando miran, mucha pena...
Entonces...¡Claro!...Entonces...¡ni palabra!

(César Vallejo, Poemas Humanos)

2 comentarios:

  1. Fuerte, Fackel. Es evidente que la infamia es la infamia, se llame Israel, USA y...hasta el "hacerse el loco" de Occidente y sus ciudadanos. Lo viles que son los asesinos de Estado no es nada nuevo, suelen serlo más y con más alevosía que los oportunistas o los desesperados.

    El poema de Vallejo, muy oportuno: nos cuestiona a nosotros, a todos, a los que miramos para otro lado, o mejor a nuestro propio ombligo, cuando el dufrimiento del mundo es tan amplio...

    Tremendo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Alguien sabe cuál sería el antónimo de infamia/ infame? Vamos, más que nada es por ver si hay un hueco/ una posibilidad en este mundo cuya historia debería nombrarse Historia Universal de la Infamia, al estilo de Borges.

    Buena mañana.

    ResponderEliminar