.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 19 de octubre de 2006

La pluma solitaria



Cuando sobre el papel la pluma escribe,
a cualquier hora solitaria,
¿quién la guía?
¿A quien escribe el que escribe por mi,
orilla hecha de labios y de sueño,
quieta colina, golfo,
hombro para olvidar al mundo para siempre?

(Del poema Escritura, de Octavio Paz, perteneciente a Libertad bajo palabra)


...le van abandonando las letras de la sangre,
y él recuerda aún las primerizas,
aquellas que aprendiera en tiempo breve
con un maestro viejo,
las que apurara bajo frías lunas de rebaño
y labor de madrugadas;
una vez fue que aquellos caracteres
se quebraron rabiosos
y grabaron en su piel con un molde de fuego
un texto irrenunciable en lejana contienda
que jamás eligió
-era su juventud echada a suertes-;
pero sobrevivió, fue un designado;
luego llegaron otras señales
y fijaron su tiempo al alfabeto
de la adaptación y el pluriempleo;
y vino la mujer y llegó el hijo
y los años no pasaron en balde,
como solía decir frecuentemente;
nadie lo duda: siempre escribió con sílabas estrictas
sobre las nuevas vidas que se abrían en su propia gramática;
mas los tiempos no perdonan
y siguen exigiendo más lápiz y papel,
aunque desaparezcan los personajes que se quieren;
y él siguió escribiendo;
hoy garabatea su decrepitud digna,
no puede dejar de hacerse una pregunta: por qué esta letra tan extensa
cuando todo está ya escrito.

2 comentarios:

  1. Sospecho que hay un hombre y vivo de casi todo el siglo XX reflejado en el poema no octaviano. Está bien que se vislumbre que no hay mejor escritura que la vida. Aunque parece un balance que rezuma tristeza (difícil saber si por lo recorrido o por el punto a que se llega)está bien vincular escritura lineal y eso que se escribe con letras propias y que se llama vivir.

    ResponderEliminar
  2. Sorprendente foto antigua, Fackel, tiene pátina. Hablan más las arrugas y los rotos que la imagen en sí. Pero la imagen también: ese oficinista perdido en la amplitud del local, reconcentrado y adusto, tiene algo de Kafka a la española. Me pido los secantes del primer plano. Creo que deberías desvelarnos más del pesonaje. Mo acabo de hilar bien. Me gusta tu juego.

    ResponderEliminar