"...Y es que en la noche hay siempre un fuego oculto". Claudio Rodríguez








jueves, 26 de marzo de 2020

Dos poetas del sufrimiento. Ajmátova y Tsvetáieva




¿Qué espero de estos días de confinamiento? La limpia y concluyente conjugación de un verbo: salir. 

Salir indemne: si no, ¿para qué esta forzada clausura? Salir satisfecho por los placeres obtenidos con las palabras que he podido elegir. Salir entero del acoso de los pensamientos tibios. Salir risueño por las ideas ocurrentes. Salir reconfortado por la capacidad de resistencia. Salir contento por disponer de las horas generosas. Salir humilde sabiendo que otros no han salido de la acometida despiadada del virus. Salir prudente repasando cuántos no pudieron salir jamás del perpetuo sufrimiento. Como estas dos poetas. 


La musa
Anna Ajmátova

Cuando es noche entrada y espero que llegue,
me parece la vida pendiente de un hilo.
Gloria, juventud, libertad quedan pálidas
ante ella que trae una flauta en la mano.

Entró. Al quitarse el velo
me miró fijamente. ¿Eres tú
-le pregunto- quien dictaba
a Dante su 'Infierno'? Y responde: -Yo.



Seas
Marina Tsvetáieva


-¡Hágase la luz!- y un triste día nuboso
cayó como una capa sobre el agua muerta.
Miró la tierra sonriendo extrañamente:
-¡Hágase la noche!- dijo entonces el otro.

Y apartando el rostro pensativo,
siguió su camino más allá de las nubes.
Señor de la noche, es a ti a quien canto,
a ti que me dijiste a mí y a mis noches: seas.



(Poemas tomados del libro "El canto y la ceniza. Antología poética de Anna Ajmátova y Marina Tsvetáieva". Selección y traducción de Monika Zgustova y Olvido García Valdés. Publicado por Galaxia Gutenberg)


24 comentarios:

  1. Salir, de nuevo. Pero sanos confiados, por supuesto. Gracias por compartir esos poma, realmente inspiradores.

    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a revisar la palabra confiados. Hemos vivido muy confiados. Acaso empecemos a entender de verdad la palabra austeridad. Con que fuera ética me daba por conforme. Salud, A.

      Eliminar
  2. Son dos poemas hermosos de dos poetas que no conocía. Buscaré sobre ellas.
    Y ojalá salgamos todos y salgamos mejores.
    Un abrazo, Fackel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saldrán mejores quienes quieran salir mejores. Me temo que la mayoría saldrá como cuando es Navidad: buenos deseos formales, muá muá (ahora acaso menos), qué bello es vivir, etc., pero arrinconando el pensamiento y creyendo ciegos en el mito del corazón para salvarnos. Pero, en fin, confiemos y a ver después. Gracias, Carmela.

      Eliminar
  3. Poca confianza en la especie que somos. Poca confianza en la maquinaria que usa nuestra sociedad, que pone el mejor acero en la carrocería y piñones de arcilla en la transmisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo, habrá que tirar hasta donde lleguemos. (Vamos a tener que hacer un cursillo acelerado de bienpensantes, se nos va a demandar que lo seamos)

      Eliminar
  4. Gracias.
    He de decir que no había leído nada de ellos.
    Buscaré algo más, que de seguro hay en la biblio, cuando esto se acabe, claro, y pueda salir de casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aviso que leer a estas poetas es retrotraerse informado a la URSS de los peores tiempos. Y por otra parte tener capacidad y valor de afrontar la personalidad muy intensa e inteligente de dos mujeres. No es fácil captar todo lo que escriben. Vivieron tiempos sinuosos y con muchos padecimientos. Para que se quejen algunos de nuestro encierro (este debe tener en su momento otra clase de lecturas, sin duda)

      Salud y resistencia, Miquel.

      Eliminar
  5. Buen día, Fackel. Con sol, cielo azul y revuelo de pájaros. A pasitos tímidos, la primavera...

    Dime, La poesía nos salvará del miedo, de la soledad, de la indiferencia, de la vulgaridad?...

    Nos hará mas alma, mas corazón, mas humanos?...

    Por la Vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La primavera? Todavía me cuesta aceptarlo. Ya no por la tragedia. También porque las mañanas de la meseta son frías aún.

      Mira en eso de la salvación soy un escéptico. Más bien un descreído. Con que la poesía o la literatura y el arte en general o el diálogo con otros prudente y amable o los afectos nos acompañen me conformo. Todos esos sustantivos que mencionas pueden acompañarnos a medida que avancemos en la edad. Se trata de sortearlos de alguna manera, exorcizarlos interiormente. La vulgaridad, o mejor dicho, la mediocridad personal o ambiental, es una lacra en este país. Estos días algunos aprovechan el minuto de los aplausos para convertirlo en veinte minutos de música estridente, cacerolazos, himno nacional...Algunos encuentran sus días de gloria estos días. Se sienten respaldados por otros con una sensibilidad dudosa, generan una situación de masa -lo contrario al individuo- desde los balcones. Esos mismos que jamás habrán ido a reivindicar, a asociarse para HACER con otros algo constructivo.

      Yo que tú revisaría términos y conceptos (alma, corazón, humanos)

      La Vida siempre, hoy más que nunca la Salud y también la Libertad.

      Eliminar
  6. El caso es enriquecerse con cada experiencia, aunque estas nos muestre su cara negativa. El reverso y anverso siempre forman parte de una misma moneda. La cuestión será la congénita actitud personal (y la actitud cultural repetitiva se llega a “congenitizar” ) hacia dicha moneda.
    Como de poemas entiendo nada, no puedo opinar. De monedas muy poco también, pero los valores se sienten en las emociones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, pero asegurando primero la supervivencia doble. Salir de esta saludablemente y poder hacer frente a la quiebra en ciernes después. Nos pone a prueba todo. La moneda puede dejar las dos caras en una o bien multiplicarlas.

      Sí, estoy de acuerdo: las emociones son valores, hay que percibirlos.

      Eliminar
  7. Tres poemas preciosos, porque lo que tú escribiste también lo es.

    Me gustó la "trampa" al anunciar la conjugación del verbo salir. Y luego lo fui conjugando contigo según lo leía. ¡Suscribo!

    Y Seas, sobre todo sus dos últimos versos, me impactó.

    Gracias por este regalo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero lo que escribí es de dudas. Lo de ellas es de confirmación. Pero las dudas son sinceras, me alegro que lo percibieras a pesar de la trampa.

      Gracias por leer.

      Eliminar
  8. Dices tan bien lo que esperas de estos días de confinamiento que, si me lo permites, tomo prestadas tus lúcidas palabras para afirmar lo mismo... ojalá salgamos pronto de esta coyuntura y con las menos víctimas posibles (no sé si este concepto, dadas las carencias que estamos viendo, encaja bien en mi argumento)... lo digo, porque a veces lo posible queda determinado o afectado por la capacidad de previsión, acción y reacción del factor humano actuante y del factor material disponible... esperemos que se optimicen los recursos con el mejor de los criterios...

    Yo estoy en la misma línea que tú manifiestas en las respuestas que has dado a los que me han precedido en los comentarios a la hora de prever cómo saldremos de esta, no creo que la condición humana mejore ni siquiera un poco... dicho sea en términos generales, pues en términos particulares pudiera haber algunos cambios de elvación y redirección...

    No conocía a esas poetas... pero me han gustado los poemas que has transcrito...

    Abrazo

    Te deseo lo mejor y que la limpia y concluyente del verbo salir que tan bien describes se dé en esos términos que deseas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir el verbo.

      Lo que está pasando es una carnicería. Que la OMS no haya reaccionado hace meses y las autoridades internacionales subestimasen el riesgo me parece repugnante. Que haya países en la UE -Holanda y Alemania dicen- que se opongan a medidas de calado para lo que va a venir me parece terrible. No sé si la UE se la juega de esta o si nos hundiremos en la recesión y la deuda eterna, pero es muy duro.

      Pongo un momento el televisor y ya hay marcas que hacen publicidad hipócrita con el tono meloso y protector e imágenes de ancianos protegidos por su familia y sus seguros privados, ag.

      Ajmátova y la otra lo pasaron peor, sin duda.

      Creo me dedicaré a contemplar los grabados de Hokusai para abstraerme de todos los virulentos. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ojalá logremos llegar indemnes a esa tan ansiada meta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero, pero aquí está resultando una carnicería atroz. Estamos todos perplejos.

      Eliminar
  10. Gracias Fackel por sacar a la luz a estas dos poetisas que, como siempre, ignoro.
    Realmente interesantes ambas.

    Cuídate y gracias mil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha publicado poco de ella en España. Y creo que todo lo que hay son selecciones, antología de sus obras. Esta edición es a cargo de dos escritoras conocedoras de este y otros temas, checa una y española la otra. Poesía difícil la de esas dos mujeres rusas de personalidad apabullante. Mira, hay tanto que desconocemos. De la Ajmátova yo no había leído nunca nada. De la Tsvetáieva sí, pero no mucho. Además nunca sabes bien cuándo es el momento de leerlas, supongo que cuando te lo pide el cuerpo.

      Buen y grato día entre quehaceres controlados.

      Eliminar
  11. Fáckel:
    ojalá salgamos pronto y todos de ésta.
    Ojalá.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero. Me sumo al ojalá. Segundo. Me palpo el cuerpo y me digo: sigo sano y salvo, o eso me parece (¿seguiré?) Tercero. No pienso en los tiempos. Si han pasado ya dos semanas y vamos a por la tercera es señal de nuestra capacidad de adaptación a lo extraordinario. Me consuelo entonces pensando en las crueldades de una guerra, en los desabastecimientos, en catástrofes varias, etc. Ojalá pronto. Habrá que ir eligiendo el medio de un brindis. Salud y aguante.

      Eliminar
  12. Poemas preciosos, reflexivos y profundos de dos grandes poetas rusas. Nos recuerdan tiempos de la Historia sombríos y la capacidad de resistencia del ser humano.

    Saldremos del confinamiento habiendo aprendido algo nuevo. Eso espero. Aprovechemos estos días para leer, estudiar, aprender idiomas, relacionarnos más. Toda experiencia lleva un proceso de aprendizaje. El alma y el espíritu, la mente y las emociones... saldrán reforzados. A nivel puramente físico podemos experimentar lo más duro. Moverse y tomar el sol al caminar son cuestiones importantes. Propongo salir al balcón o por una ventana diez/veinte minutos al dìa y tomar el sol. Eso es bueno para no tener déficit de Vitamina D.

    Y paciencia. Todo se solucionará. Aunque ahora nos parezca casi imposible. Se solucionará y aprenderemos más sobre nosotros mismos, el sistema inmunológico, lo que nos rodea. Un salto evolutivo como especie nos espera, aunque ahora nos parezca casi imposible... así será...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan sombríos. Recuerdo que Pasternak dibuja un Yuri Zhivago poeta y eso lo impregna todo en la novela. La poesía fue creativa incluso antes de la Revolución. Fue traicionada por el poder y luego siguió siendo un arma resistente. Muchos poetas murieron en el empeño.

      Evidentemente que todo pasará y no se trata de caer ahora en catastrofismos, sobre todo si compramos con quienes sufrieron sin solución (o con la solución final, ya sabes) Gracias por alentar con tus palabras.

      A falta de sol buenas son las naranjas.

      Eliminar