domingo, 26 de mayo de 2019

Mi voto por él (en su recuerdo)




Hoy dedico mi ejercicio del voto a mi abuelo. Porque se murió sin haber podido votar después de 1936. Maldición eterna para quienes lo impidieron.





40 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lo nuestro es una plegaria (laica) ¿Qué otra cosa podría ser a estas alturas? Pero votar no es una oración, es un Hacer.

      Eliminar
  2. Me sumo a la maldición.
    Saludos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les condenaron (a varias generaciones) Hoy votar, más allá de lo práctico, se cuestione o no, es un acto de digno reconocimiento a los que vieron frustrado su ejercicio electoral.

      Eliminar
  3. Sólo quien pasó por un proceso de dictadura, alejado de la posibilidad democrática y todo lo que ello implica, valora en su verdadera dimensión el acto concreto de emitir el voto. No hay que olvidar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Mi generación fue marcada por la de mis padres y mis abuelos, los que vivieron en directo la barbarie. Pero aquella barbarie fue en cascada y también nos condicionó a varias generaciones. Gracias, Neo.

      Eliminar
    2. Recuerdo cuando voté por primera vez en 1983, luego de la dictadura militar argentina. Fue una fiesta, la fente estaba realmente feliz

      Eliminar
    3. Pero Argentina tuvo una trayectoria electoral -no entremos ahora en detalles- que para nosotros hubiéramos querido. Lógicamente, tras la barbarie todo tenía que ser una fiesta, salvo para los desaparecidos y sus familiares. La felicidad de la gente en circunstancias así es siempre efímera, pero buena psicológicamente. Claro que luego viene el día a día...Un abrazo, Neo.

      Eliminar
  4. Costó mucho recuperar el voto. Se votó en el 33 creo, por primera vez, y hay que ver tras el 36 lo que costó recuperar un derecho en un Europa que iba a otro ritmo, más avanzado.. Por él, por tu abuelo, y mira, yo he votado, como en cada votación, por mi hermano, quien estuvo preso en el 74 por ser comunista y llevar revistas de ese partido en el coche.

    Por todos los que hicieron posible ejercer ese derecho. Y por quienes no vivieron para contarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El voto en España viene desde el siglo XIX, pero con otras características y no para todos. Condicionado, claro, por el clientelismo y el caciquismo. Creo que en 1931 se aceptó el voto femenino. Buen detalle el que tienes con tu hermano, mucha gente en cualquiera de las décadas de la dictadura padeció la represión, a quien más o quien menos nos tocó. Por todos, sí, por todos. Y pensar que ahora hay gente que no se molesta...

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Un homenaje más a quienes conocieron tiempos peores.

      Eliminar
  6. Mi padre (Q.E.P.D.) no se perdía ni una, la última vez con 98 AÑOS y ya en silla de ruedas, insistió en ir a votar, y lo hizo por Podemos. Fíjese que sobre todo a primera hora la mayoria de la gente que va a votar es mayor, y tiene su lógica. Saben lo que significa poder votar, costó mas de 40 años volver a conseguirlo, yo mismo no pude votar hasta los 33 años.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuelo y mi padre, y más familia de aquella edad y tiempo, ya votaron en tiempos republicanos e incluso antes. Pero desde el 36 hasta la Constitución no supieron de elecciones democráticas. Recuerda que el régimen dictatorial convocó algunas elecciones dirigidas, tipo aquello de la Democracia Orgánica, lo de los procuradores familiares y algún que otro referendum, todo nulamente democrático. Por lo tanto, no cuenta. Mis padres, ya en la etapa democrática, iban a votar pronto porque eran madrugadores para todo. Solo pensar que algunos no valoren el lujo de votar me descompone.

      Eliminar
  7. Desafortunada generación la suya. No conocí abuelos. Los mataron a tiros en aquella fatídica contienda y sus mujeres murieron de pena, tampoco las conocí. Vi votar a mis padres. Ha llovido mucho, nada es igual. Demasiadas ausencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. T cuando viste a tus padres votar era cuando tú podías hacerlo también. Nada es igual en ese sentido. Pero tras las elecciones de ayer sigo viendo mucha torpeza, obnubilación analítica y aventurerismo que no lleva a nada. Bueno, sí, a que triunfen los de siempre.

      Eliminar
    2. Casi seguro que mi padre había votado con anterioridad habiendo nacido en 1905. Me contó prácticamente toda su trayectoria personal e histórica, pero omitió ese detalle, a lo mejor era demasiado joven e irresponsable y no pudo o pasó de hacerlo.

      Eliminar
    3. Eran otros tiempos y con distinta medida, seguro.

      Eliminar
  8. Tremendo. Algunos no pudimos votar hasta los 23 años y no fue agradable.
    Malditos, sí. Y malditos también todos los que quieren -por acción o por omisión- hacernos regresar a la España gris de la dictadura.
    Un saludo, Fackel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Cayetano. Y quienes propician aventuras y caudillismos varios que se anden con tiento, no hay más que mirar lo de ayer, para no favorecer lo contrario de lo que dicen pretender.

      Eliminar
  9. No entiendo a la gente que no quiere ir a votar. Votar, lo que sea, pero votar.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, pero también hay que votar con cabeza, midiendo el sentido del voto, mirando la calidad de los candidatos, a mi manera de ver. Porque cuando uno ve tras las elecciones de ayer que unos ganan y otros por pactos ¿oportunistas? y con candidatos desconocidos, torpes, mediocres y poco entrenados van a gobernar da cierto pánico. Espero que la inteligencia se imponga de alguna manera, al fin y al cabo en política todo es relativo y efímero. Gracias, Dyhego, por expresarte.

      Eliminar
  10. La inteligencia? De qué tipo? La que inclina a la comodidad de unos y al acecho de otros? La caza aún permanece instaurada en nuestro código genético, no lo olvidemos (de ahí el término acecho) Pues anda y que no eres optimista ...
    Mucho me temo que se escindirá nuestro género (Recuerda “Rebelión en la Granja) y aparecerá una mayor brecha entre los muy ricos y el resto. Cuando solo queden los ricos se pelearan más cruelmente, si cabe, entre sí. Vamos, que no arriendo la ganancia a quienes permanezcan. Mejor prepararse una buena y subjetivamente digna despedida! En principio la valentía seguirá siendo el único privilegio de los pobres, pero el engaño, el miedo y la esperanza siempre seguirán asociados. .... le parece a este necio conjunto neuronal que ignorantemente considera de su propiedad y que aunque sea crea consciente no le queda otra opción que comportarse bajo “las reglas del presente juego circunstancial”.
    Al menos aún resta el privilegio de elegir emisora radiofónica donde no prime eso que hemos dado en llamar actualidad dada su toxicidad.
    En lugar de un lento envenenamiento parece mejor beberse la cicuta de un solo trago, como se dice que hizo el “tocapelotas” de Sócrates, se dice que alumno de una sabia mujer, por cierto, y rechazado por otras muchas por intransigente, evidentemente.
    La clave debe encontrarse en algo muy subjetivo llamado “tiempo”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he dicho inteligencia y luego me he dado cuenta de que como deseo más que como posibilidad. Ya empiezo a oír de cambalaches poselectorales, lo cual me descompone. ¿Será parte de la caza y de las partidas de caza?

      Y el tiempo es plural: los tiempos (tiempos espaciales, personales, coyunturales, pretéritos, imaginarios...jej)

      Eliminar
  11. ... Y paz y voces claras a los que continúan la lucha por lo que es justo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita plegaria laica, muy justa a su vez. Gracias, Taty.

      Eliminar
  12. Fackel...Paz, Amor y Mucho corazón tiene tu alma.
    Gracias es lindo estar por aca :0)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quisiera uno tener de todo eso, Loola. Simplemente se trata de sensibilidad y gratitud hacia quienes padecieron otros tiempos. Me alegro que te guste este paisaje.

      Eliminar
  13. que sea justicia entonces, no importa el tiempo... saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para muchos nunca hubo resarcimiento ni reconocimiento, y menos si no llegaron a tiempo de los cambios. Gracias, JLO.

      Eliminar
  14. Por él y por tantos otros que no pudieron hacerlo. Un derecho que deberíamos valorar en lo que vale, y que es mucho. Aunque luego los farsantes de turno, hagan rompecabezas para obtener beneficio. Pero ojalá no nos dejemos llevar por las ganas que entran de mandarlos a la mierda y sigamos ejerciendo ese derecho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Carmela, ya sabemos que la política está llena de impurezas, como cualquier vegetal o mineral, pero ¿qué no las tiene? ¿Acaso los votantes somos mejores que esos reflejos nuestros que son los que actúan y gestionan en política? O en negocios, o en enseñanza, o en deporte, o en... Perseveremos en la construcción de lo que merece la pena, aunque algunos traten de estropearlo.

      Eliminar
    2. Cierto que todo tiene impurezas Fackel, pero me gusta pensar que es posible que en algún momento estén ahí personas, que con sus imperfecciones, no se vendan por un puñado de votos. Yo voto con esa esperanza.
      Un beso

      Eliminar
    3. A mí también me gusta pensar eso, Carmela, y te diré más: conozco a esas personas activas y a qué formación política pertenecen y el trabajo que han hecho por mi ciudad durante cuatro años, y las considero honestas y con conciencia cívica elevada, y con buenos resultados para la sociedad, y luego llegan las elecciones y mucha gente no repara en ello, y se dejan llevar los votantes por sus tendencias formales, digamos, y no obtienen los mejores resultados precisamente. Esa gente no se vende y a mí me basta con saberlo, aunque la masa no lo considere en su justo término. Gracias, Carmela, ya estoy curado de ver cosas, o casi. Ánimo.

      Eliminar
    4. Me alegra que en tu ciudad existan esas personas. Yo en la mía, Cádiz, también y por suerte no necesitarán unirse con nadie para seguir haciendo su buen hacer.
      Bien por quien hace lo que dice y piensa. :))

      Eliminar
    5. Qué necesidad de cordura hay en estos días. Para los que hacen y sobre todo para los que deshacen. Salutem.

      Eliminar
  15. Muy detallista siempre con sus antepasados. Me gusta.

    Con los resultados electorales me sale un me cagüen en el triunfo de ideas nacionalistas en el noroeste español porque restringe el poder de instituciones que buscan el bienestar general y nos condenan a una permanente confrontación. Me cagüen.....!!!!

    Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mis antepasados no se me ocurre juzgarlos a estas alturas por lo que pensaran, sino que los valoro en su justo término. Sucede que a los abuelos de una parte de mi familia no los conocí jamás, y nada puedo decir de ellos por ausencia de vivencias, y a los abuelos de la otra parte sí aunque limitadamente. Las enfermedades y la muerte eran tan destructivos como el régimen dictatorial imperante.

      Tema nacionalismos. Flaco favor nos hacen los supremacistas del Noroeste -como flaco favor hicieron los supremacistas del Norte que encima se dedicaron a matar durante cuarenta años- flaco favor a la Democracia, a la evolución constitucional, a la instalación de un Federalismo de concordia, a la convivencia, favoreciendo la ignorancia de amplios sectores sociales y prodigando de paso el crecimiento de un nacionalismo retrógado y fachista. Pero claro, ellos dirán que es problema nuestro y alguno incluso que nos jodamos. Señor, señor. O Europa se fortalece en sentido de avance que nos vincule a todos o volveremos a las miserias del pasado.

      Eliminar
  16. Se debe impulsar la UE y que ejerza competencias en los Estados,sin prebendas. Ideologías populistas y ultranacionalistas,¡fuera ya!

    Adriana

    ResponderEliminar
  17. Así debería ser. Pero ¿quién pone el cascabel al gato?

    Por un salto adelante, no al vacío, sino al fortalecimiento de instituciones europeas más plenas.

    ResponderEliminar