.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 22 de agosto de 2017

Persistencia gozosa y no solo aniversario





















"La inocencia es la perduración del origen en el hombre. Un espíritu existe inocente cuando se revela como una prolongación de su naturaleza, y no como resultado de la experiencia. Al hablar de experiencia no me refiero al conocimiento estrictamente racional, o aprehensión intelectual intuitiva o metódica, sino a las acumuladas figuras de sucesos mundanos en el alma: vivencia del absurdo, de la maldad y de la estupidez; todo ello nos enmienda. Empédocles pudo conservar durante toda su vida la voluntad de pensamiento, recibida en el origen, conforme a su complexión de filósofo, y continuar siempre inocente; igual cabe afirmar de Demócrito: la experiencia nada pudo contra ellos. En cuanto el hombre se revela capaz de mantener durante más tiempo su conexión con el origen, más consciente del destino y facultado para el arte y el entusiasmo se muestra. Y como nada existe más inmediato al origen que el niño, tampoco hay nadie más cerca de la inocencia y el destino, ni nadie, sin duda, que viva el entusiasmo con mayor vigor". 

Son palabras de Miguel Espinosa en Asklepios, un libro asombroso, de degustación exquisita. Nada que añadir. Tal día como hoy y a la misma hora, hace once años, cierto individuo provinciano e inquieto inició un camino hacia el origen, aunque sea inevitable su destino. Si la excusa fue en aquel momento el descubrimiento parcial de Karl Kraus y su libertad de pensamiento, amén de la tenacidad en persistir en su expresión contra viento y marea de los dogmas y fundamentalismos de la sociedad que habitaba, la excusa de Fackel hoy es más natural y sencilla. Sobrevivir, seguir asombrándose, agradecer la compañía de cuantos pasan por el blog y reconocer el valor del azar por proporcionarle descubrimientos que le siguen alentando.  


https://laantorchadekraus.blogspot.com.es/2006/08/kraus-vive_115619923218371994.html





(Fotografías de Álex Winckelman e Isabel Gómez, por ese orden)
 

12 comentarios:

  1. No hemos de perder nunca la capacidad de sorpresa.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deberíamos. Si no, el riesgo será el aburrimiento...y todo lo que conlleva implícito. No prestar atención a la vida es de tontos.

      Eliminar
  2. Cuando se pierde la inocencia se deja de ser un hombre para ser un muerto viviente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe duda. Las crisis no son enfermedad, son precisamente revitalización, aunque sus connotaciones, sus manifestaciones, sean peculiares y adaptadas a la edad madura o vetusta.

      Eliminar
  3. El encanto magico de la infancia. La Esperanza innata de todo inicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una persecución positiva por parte de nuestra iniciación a la vida.

      Eliminar
  4. La magia de la infancia, de cualquier inicio. Existen personas con ese don pero deben ocultarlo para que sobreviva debido a su fragilidad. Bella imagen entre boira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las circunstancias de cada cual llevan sus exigencias. Si uno hubiera actuado siempre conforme al plan superior que se le imponía no estaría aquí de esta manera. Si no se hubiera inventado estratagemas, dobles vidas y ocultaciones varias para buscarse no llegaría donde cree haber llegado.

      Eliminar
  5. Frases iluminadas que demuestran lo que antes intentaba transmitir (en un comentario en otro post): el sentido de la vida se nos revela como intento consciente de retornar a ese iniciático estado en el que la inocencia manejaba nuestros impulsos.
    Feliz aniversario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay un cordón umbilical, una línea nada recta pero heredera del origen que nos pone con los pies en la tierra de los significados que merecen la pena. Tal vez eso solamente se ve cuando se avanza en edad y la conciencia del camino irreversible se nutre de memoria e interpretación consciente de lo vivido.

      Eliminar
    2. Suscribo tus palabras mientras me asoma una lágrima.😊

      Eliminar
    3. Que sea de alegría y de balance a tu favor.

      Eliminar