.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 14 de julio de 2017

Liu Xiaobo




Uno de los hombres más representativos de la gran esperanza democrática china ha muerto. Ya es bastante doloroso morir de un cáncer. Pero hacerlo en cautividad, bajo estrictas medidas de control, condenado a varios años de cárcel, reprimido en todas sus facetas de expresión es el summum de la crueldad represiva. ¿De qué le sirvió al poeta, intelectual y activista de los Derechos Humanos Liu Xiaobo el Premio Nobel de la Paz de 2010? Tal vez la concesión del Nobel le proporcionara una cierta multiplicación de su eco crítico, pero el Gobierno chino es mucho gobierno totalitario y no ha tratado jamás bien a los disidentes. Sobre las autoridades chinas pende la sombra de la sospecha de la muerte de Xiaobo. Una enfermedad mal diagnosticada y peor tratada en la cárcel le ha llevado al fin. ¿Era eso lo que buscaban los amigos del pueblo para su más declarado enemigo? Liu Xiaobo fue uno de los redactores de la Carta 08, en la se que exigía reformas políticas y constitucionales para China. Él y otros que redactaron la carta fueron detenidos. A Xiaobo le condenaron a once años de cárcel.

Acaso muchos demócratas chinos y no chinos le conviertan ahora en un mártir, algo que a veces resulta útil publicitariamente hablando para una causa. Pero al pragmatismo totalitario le resbala. Los mártires, si no han logrado en vida una conquista política, es decir, antes de llegar a tal martirio, solo sirven para que después de muertos otros utilicen sus nombres y manipulen sus ideas. Ya hay demasiados casos al respecto. Pero por otro lado también pueden ser una referencia si se respeta su pensamiento y se sigue desarrollando una línea honesta para democratizar una sociedad. En este caso un territorio enorme y complejo, poblado por millones de individuos. Ahora vendrán condenas verbales y cautelosas de algún que otro gobierno, artículos de prensa como tigres de papel, notas del Comité Nobel (ese mismo que dio en su día el Nobel de la Paz a un ejecutor apellidado Kissinger  -¡recuerda Vietnam!-  que sigue ahí en su dorada vejez) y testimonios que no irán a ninguna parte. Pero los gobiernos occidentales, los que proclaman el reconocimiento de los Derechos Humanos en sus constituciones no irán más allá. Porque, en la actual tesitura geopolítica mundial, ¿quién tiene el valor de ponerse serio con China en materia de libertades y más cuando éstas flaquean en nuestras sociedades? 





4 comentarios:

  1. Ayy me lo he leído y he sentido cierta penilla "universal" porque eso es lo que me inspira lo que damos en llamar política, con el ser humano como centro y medida de aspiraciones, demos en por pensar que "óptimas", que luego vendrán gustos y colores.
    A titulo personal debo ser muy mema porque comprendo las diferentes razones y no las discuto por respeto a su limpia procedencia inicial, luego los hechos.....ahí si que entro a matar o morir cuando la "fidelidad" de las iniciales razones ni se justifican ni se manifiestan. Mi insignificancia demostrada me protege, lo penoso también.
    En fin todo esto para disentir del concepto básico que nuestro género "tiene ideas" . Mas bien percibo que las ideas podrían tener una especie de vida propia y cada humanito las capta o es "troquelado" para ello porl cuestiones físicas y ambientales "de aquella manera"...
    Huy lo que acabo de escribir me resuena a "cínicos". Una que se va a paseo...perritos mediante y si el wifi de la biblioteca pita pues se sienta un rato y descansa a la fresca. Al menos puedo interaccionar mínimamente en mi cárcel personal, o no?
    Esta forma de pensar entra en un troquel de índole femenino y práctico, me consta. Echamos mano de respeto ajeno y a tirar millas mientras quede alimento para los hijos de la tierra. En caso contrario tocará matar o morir, pero no por ideas sino por pan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me duele que ciertas personas que han arriesgado todo por vía pacífica acaben así y además ignoradas. Creo que tanto el Gobierno chino como los "demócratas" gobiernos occidentales celebrarán que la mosca cojonera haya desaparecido.

      La mierda orgánica es más positiva que la gubernamental.

      Eliminar
  2. Considero canalla la indiferencia y la escasa sensibilidad de Occidente, no solo de sus gobiernos sino de la gente común. No se ve por los blogs mucha opinión precisamente. Triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, estoy de acuerdo. Yo también me entristezco.

      Eliminar