La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 11 de septiembre de 2016

Molan, ¿eh?, molan, aunque...




Observen, observen con detalle cómo han atrapado y atrapan los nacionalismos, hijos de la civilización cristiana y occidental. Hay que ver cómo han molado y aún molan. El medio siempre fue y es el mensaje. Y el humor hace en ciertos casos de vaselina. Se adora la invención. Se vive, se malvive y se muere por la ficción. Se estructura un mundo de pseudopensamiento (más bien de carencia de un pensamiento racional y lógico) en base a lo imaginario y a lo no fundamentado y menos a lo comprobado. Aunque acaso el presente, gracias a la ciencia y a los que han investigado, cada vez se distancie más del oscurantismo. Mientras, algunos, la minoría de siempre haciendo el agosto de los capitales. Con tirios y troyanos. En el principio, dijeron, fue la palabra. Sabían lo que decían. El discurso impuesto. El control social. Así se inventaron los monoteísmos y se justificaron los gobiernos del planeta. Así transcurre aún la dudosa gloria del mundo. Hoy es once de septiembre, mañana doce, pasado trece. Fechas ordinarias, ninguna es sagrada. Solo debería ser sagrada la vida de la gente común. Su reconocimiento. La satisfacción de sus necesidades. No quiero ver jamás correr la sangre, ni la de los inocentes ni la de los necios. Ya está desperdiciándose demasiada por tantos países. Más nos valiera a todos razonar. Y entendernos. El poder de los lenguajes imaginarios ¿debe seguir imponiéndose al Lógos?




6 comentarios:

  1. Escribir desde fuera es mucho más sencillo que vivirlo desde dentro.
    En ocasiones uno se siente como un apátrida, y empiezas a hablar poco, y menos en familia.
    Dejas de tocar ciertos temas -los políticos- por temor a no caer bien, a que te llamen lo que no eres , o a que la comida acabe por dar mala digestión en vez de eructos.
    En realidad te das cuenta de que has retrocedido 45 años atrás, que tu mismo te autocensuras, y que prefieres no tocar ciertos temas para no "herir" la sensibilidad de los que se creen más patriotas que tu por el mero hecho de que en vez de escribir en dos lenguas lo hacen sólo en una.
    Digo lo que quiero decir.

    En fin, no es tan sencillo, insisto.

    Por cierto, antes del 2008, cuando corría la pasta a porrillos, no había esta necesidad imperiosa de partir peras con nadie. Incluso me atrevería a decir que mientras unos hablaban catalán en la intimidad, otros hablaban andorrano familiarmente.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincero a mí me está pasando algo semejante aquí, porque en el entorno aún flota un nacionalismo rancio y hediondo que no tiene opinión fundada, que nunca ha sido sensible a la barbarie que cierto régimen propició en el país, cuya carencia de criterios espanta en ocasiones, que no ha avanzado apenas en la dimensión política u constitucional, y entonces soslayo el tema político porque no puedes vivir enfrentado. Cierto que hay otra gente con la que es posible el diálogo sosegado, pero tal como van las cosas en diversos planos no sé si incluso los cabales y dialogantes lo seguirán siendo. Porque hay cosas que no se entienden (ahí muchos dirían que no se quieren entender) y nos desbordan a todos.

      Lo que me cabrea soberanamente es que ahí y aquí los políticos del confrontamiento utilicen continuamente lo de España o lo de Catalunya, o lo de españoles y catalanes para justificar sus políticas. Ese vicio de intentar apropiarse de la ciudadanía variada y diversa, digamos, me repugna. Es una característica típicamente nazi se respalde en la bandera que se respalde.

      Eliminar
  2. En efecto Fackel: se trata de un "pseudopensamiento, de carencia de un pensamiento racional y lógico" que ilusiona a gentes de buena voluntad que asisten impávidos al discurso inflamado de unos salvadores de una patria ficticia -porque todas las patrias lo son- y que van jugado con la esperanza y el deseo, creando discordia y echando una cortina de humo para esconder los problemas reales.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos líquidos son muy peligrosos. Hacen tabla rasa de las ideas políticas, éticas, jurídicas y si nos descuidamos hasta niegan o descalifican avances científicos (la Iglesia lo hizo siempre, por ejemplo) Y como nunca se pueden reducir a cero las ideas de convivencia positivas por las que la civilización, con sus más y sus menos, ha avanzado, pues las simplifican, las suavizan, las quitan peso específico en lugar de dotarlas de más Lógos, digamos. Lo estamos viendo en partidos emergentes, más o menos populistas, en la socialdemocracia cada vez más descafeinada y en la derecha tradicional que se esclerotiza peligrosamente. Es una vergüenza que huyamos de las herramientas de convivencia en lugar de potenciarlas y obtener más seguridad democrática frente a los poderes reales en la sombra, en aras de veleidades por las que se ha corrido ya otras veces. Muy peligroso, nada educativo para nuevas generaciones. Las grandes marcas del consumo estarán contentas: tendrán cada vez más consumidores sin criterio, trabajadores sin derechos y organizaciones políticas y sindicales que han perdido el Norte. Maraviglioso, oiga.

      Eliminar
  3. Muy bueno ese video, tan propio de la pérfida Albion, la que nombra sirs a los más crueles piratas (Drake), la cuna de las cámaras, alta y baja, del discurso y las huelgas, la primera defensora de los animales pero que patrocina la caza del zorro, la que ha impuesto su sobradamente complicada lengua en el orbe, la que aún controla el estrecho que une a dos continentes porque no se fía de los peninsulares, la cuna de los derechos de la mujer......y mejor no seguir, la pérdida Albión, en suma.
    Entre nosotros: mejor alejarse aunque ya no sea la de antaño. Pa mi como si hubiera muerto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brillante, MJ. ¿Qué puedo añadir? Si nos atenemos al vídeo, hay humor, obviamente, pero hay pasión...nacionalista a raudales. England, cuna de la democracia moderna en Occidente, también ha sido larga patrocinadora del imperialismo y del colonialismo del XIX y XX. De ahí su riqueza, de ahí sus libertades para unos y sus represiones para otros. Se benefició de una España franquista para la que facilitó medios y manipuló según sus intereses, pero alardeó, no sin razón, de su éxito sobre Alemania. Todo como dices, tan contradictorio como resultón...hasta el brexit, del que vaya usted a saber. Siempre tuvo su esfuerzo y su buena estrella, su empuje y sus explotaciones (de obreros, de Trercer Mundo, etc.), sus lecciones y sus vergüenzas. Pero ¿hay que hablar de UK o del auge probable de los nacionalismos? Si la Unión Europea no emprende otros vuelos ¿estaremos condenados a repetir los males? Algunos están eufóricos con el tema. This is the problem, miss.

      Eliminar