La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 30 de julio de 2016




Prefiero recordarte así. Tal como fuiste. Tal como fuimos.

(En nombre de otros tiempos en que éramos mucho más jóvenes y no cejábamos en ilusiones)




14 comentarios:

  1. No se que decir,y se me da que cualquier cosa que diga será errada.
    La percepción no es lo mismo que la idealización. Se percibe lo que se ve, se idealiza lo que no se tiene, o bien por perdido o por nunca hallado.
    Pero aquí, FACKEL, hablas metafísicamente, hablas de algo intangible y especulativo. ¿ Cómo cuantificar la juventud y las ilusiones ? No hay ni forma ni manera.

    La respuesta al final es simple, si así el recuerdo crees que será mejor, pues que sea de esta manera; si piensas que lo bello sería recordar con un par de nietos danzando a su costado y la alegría de haber vivido todo el trayecto juntos, pués que sea de esta otra.

    Como desees...como tu desees. Pero no dejes de hacerlo, porque al fin de cuentas forma parte de la historia personal.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que solo haya metafísica en el recuerdo sobre una amistad antigua, de la cual uno de los sujetos soporte acaba de desaparecer. Es que llevamos una espiral -la edad, los deterioros, los precios ineludibles- en que gente que nos significó hace mucho tiempo cae como moscas. Evidentemente, la percepción no es idealización. Aquella se localiza en los recuerdos personales, pero tiende a desfigurarse con el paso del tiempo, dándole valor o restándoselo si no se tiene cuidado, o simplemente porque el baremo de lo que nos hizo conceder valor a algo -ideas, proyectos, relaciones, vínculos- ha cambiado. Por eso yo me remito con escasas palabras a ser justo con el lugar, el tiempo, el individuo que conocí. No podemos seguir valorando ni juzgando a aquellos con los que ya no tenemos nada, y con los que apenas nos vemos, salvo que sus opiniones lleguen hasta nosotros por mor de su actividad difusora y nos apetezca entrar a si las consideramos acertadas o no. Siempre me ha gustado mantener a salvo el tiempo y la persona que conocí, al margen de las evoluciones posteriores de cada cual. sobre las que uno no debe obligarse lógicamente a aceptar. Probablemente en su tiempo tampoco aceptábamos, siquiera porque los que por naturaleza hemos sido críticos y tendentes a la discusión siempre hemos enseñado buenamente los dientes. Es complejo el tema, por eso mis escasas y aparentes abstractas palabras. Una imagen me trae un conocimiento lejano, un valor, pero me trae a mí mismo, me veo en aquel tiempo de nuevo, con mirada más ingenua sobre la vida y las ideas que han arrastrado a tanta gente para no llegar a costa alguna sobre la mejora del mundo en el que nos ahogamos un poco más cada día. Pero, en fin, la medida de la ilusión la decide cada individuo y es muy libre. Yo solo pongo objeciones a quienes intentan obligarme a pensar como ellos o a tragar lo que ellos deciden, y mira lo que tenemos delante de la vista constantemente...No obstante, siempre me da una pena profunda que mucha gente que honestamente ha defendido causas que creía que interesaban a todos no hayan visto siquiera una porción de "tierra prometida". Pero el idealismo filosófico y político es así. Yo dejo a salvo la benevolencia y bondad, incluso la ternura como es el caso, de aquellos que una vez traté, no obstante mi recurrente escepticismo.

      Sí, parte de la historia personal, y un leve homenaje, sin alharacas. Salut duradera, visto lo visto.

      Eliminar
  2. No comment. Algo parecido a lo que le explicas a Tot me imaginaba.
    Si escribiera eso de descanse en paz seria tan manido que aburre, vive en el recuerdo de quienes la valoran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El descanse en paz solo debería tener un sentido auténtico como parte de esta vida. Decirlo sobre la no existencia siempre me pareció tan repugnante como hablar de un creador. Sin vida no hay descanso posible. El descanso, oiga, en ésta. Como todo.

      Eliminar
    2. Precisamente eso es lo que hago hoy con una larga siesta y una peli cómica genial pendiente de ver: "El abuelo que saltó por la ventana y se largó" del 2013. Toda una alegoría a la aleatoriedad de la vida. Tan opuesta a la estructura astrológica con la que también juego.

      Eliminar
    3. Pues pásame el enlace del film si está por alguna parte. Cuidado con el signo de fuego que toca.

      Eliminar
    4. En su día, a primeros de junio lo emitió Telemadrid lo programé para grabar y ya ves cuando he encontrado el rato para verla. Respecto a lo del enlace...ni idea, pero te puedes quedar con la copla, además me suena que el film se basa en un libro harto popular con el mismo titulo.
      Respecto a lo del fuego...anda y no me vaciles que nada tiene que ver el trasero con las témporas.

      Eliminar
    5. No veo esa emisora, no sabía ni que existiera todavía. Con la copla me quedo, oui.

      Eliminar
  3. Comprendo después de leer el correo, FACKEL. Ya ves que he ido con tiento en la entrada, porque pensé que cualquier cosa que dijiera sería equivocada.

    Por un momento pensé que sería un amor de juventud (los hay que dejan huella peredne); pensé después que sería sobre la muerte de una persona conocida ¿pero , y si me equivocaba ?, que gran error ¡, y por último pensé en que sería una metáfora sobre la vida y los años que vuelan sin poder atraparlos...
    Un abrazo. Lo siento. Y lo siento porque al final nos ponemos de acuerdo (siempre lo hemos estado), pero nos ponemos de acuerdo en lo de parte de la historia personal. Se te ha marchado otro pedacito, y en el puzle cada vez tenemos menos piezas.
    Un abrazo...de todo corazón. Lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún problema, ya sabes lo críptico que suelo ser hasta conmigo mismo, así que nada, eso, retazos del pasado. Todos nos iremos.

      Eliminar