La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 13 de febrero de 2016

Paradoja




Tal vez no se puedan poner puertas al campo, pero sí alambradas.

(El derecho sacrosanto de propiedad versus los signos de la primavera que pretende destellar poco a poco)

10 comentarios:

  1. La mejor o peor salud es propiedad?
    La mayor o menor imaginación es propiedad?
    La buena memoria, es propiedad?
    El buen humor es propiedad?
    La buena suerte, es propiedad?
    El buen oído, vista, paladar etc. , es propiedad?
    La belleza innata y espontanea, es propiedad?
    El sentido espacial y/o armónico, es propiedad?
    La capacidad de rápido entendimiento, es propiedad?......y así interminablemente.
    No, no se le pueden poner puertas al campo, de ello ya se encarga la climatología a su manera.

    Las alambradas: un subterfugio fácilmente eludible, las de piedra pasaron a ser consideradas patrimonio cultural, ayyyyy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo eso que preguntas es un limitado usufructo...y gracias.

      Y otras alambradas pasaron a ser patrimonio de crimen organizado desde e Estado (véase la historia)

      Eliminar
  2. La palabra paradoja me produce cierto yu-yu.
    Aún no he aprobado esta asignatura (mente , lenguaje y ciencia) de Filosofía ¡¡¡
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero la palabra existe, todo consiste en cómo la empleemos o, mejor dicho, en los motivos que encontremos para pensar que es paradoja.

      Eliminar
  3. La llum, els núvols van i vénen per moltes reixes que hi posem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y quién sabe si por esa luz no vendrá la eliminación de las barreras. Pero ¿cuántas veces no hemos deseado esto?

      Eliminar
  4. No son puertas, sólo son velos que acabarán cediendo a los ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay velos que ciegan miradas también.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Ay, si las cosas no fueran cíclicas y no viéramos cómo vuelven a erigirse cuando menos se espera bajo cualquiera de sus formas.

      Eliminar