La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 21 de diciembre de 2015

Niebla: sólo solsticio, sólo renovación
















Le llaman solsticio, pero aquí es niebla. Ese episodio que parece incierto pero resulta firme. También es un signo. Pasa página el acabamiento de un ciclo. Comienza a incubarse uno nuevo. El florecimiento aún está oculto, sin exhibirse, haciéndose. Es una marca callada que se irá revelando en pequeños indicios. La naturaleza nos ofrece más o menos puntual su eterno acontecer. ¿Y los hombres? Aquí, entre la niebla, todo inseguro. Aunque a algunos les brillen los ojos por sus golpes de vanidosa euforia, las certezas parciales tienen también un rostro de incertidumbre. Se busca superar lo mortecino y uno quisiera que lo vivificante encontrara el camino de manifestarse. ¿Será posible, más allá de los comportamientos emocionales del momento? Ojalá (lenguaje de esperanza) Pero no sé (lenguaje de incrédulo)




2 comentarios:

  1. Solsticio vivificante. Por ello las antiguas tradiciones esotéricas plantaban el nacimiento de sus mesías arquetípicos en semejantes fechas. Luego las vulgaridades e ignorancias imperantes lo han prostituido en grandes comilonas, materialismo exacerbado y estupideces varias. Y aunque resuenen a palabras de añosa lo cierto es que llevo sintiendolo desde la más tierna infancia. Gracias Fackel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubrico tu comment. Pero hay que ver cómo los esotéricos más dominantes en el país (que a la vez son sumamente materialistas mercantilistas) saben nadar y guardar la ropa de sus artificios y sus egoísmos, aireando su Niño Jesús. Ellos todo lo justifican. Menos mal que la madre naturaleza sigue su curso no obstante tanta falsedad.

      Eliminar