La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 25 de diciembre de 2015

Niebla: sólo cuentos, sólo hacedores
















En medio de un mundo de mitos obsoletos y de cuentos nefastos, subsiste el hombre hacedor. Nunca fue tan necesario que se reivindicara en su desnudez.  



(Fotografía de Toni Catany)


6 comentarios:

  1. Certeras palabras, Fackel. Esa imagen me recuerda a la acción de sembrar pero la fortuna (utilidad) o infortunio de las semillas dependerá de la inteligencia del mismo a la hora de elegir superficie donde repartir el grano e insisto, más inteligencia aún para transformar el infortunio agreste en tierra fértil. Terrazas, p.e. escalones. En la tierra de mis ancestros conocen bien el arte de cavar y excavar, un verdadero honor y fortuna que casi nadie asume como tal. Y para cavar hace falta energía y solo los más aptos para el esfuerzo saben transformar hambre en sacrificio para obtenerla. Se trata de la selección natural de naturaleza. La misma que barrerá la blandenguería y gregariedad humanas de la superficie del planeta, y lo hará ciegamente entre ataques de furia, como siempre. Injusta siempre. Ese es nuestro origen y conviene asumirlo. Hace falta mas inteligencia aún para transformar sus ciegos impulsos en energía de supervivencia global. En la actualidad tan solo sobreviven los más ínfimos organismos, quizás porque se oculten del común ojo humano y se adapten mejor a la circunstancia del entorno. Todo lo demás como la política p.e., se me antojan subterfugios.

    Ya ve vd. seguramente sean palabras de cadáver social pero aún apto para rendir energía al planeta aunque sea en forma de humus, es decir, microscópica. Para sentirse de continuo feliz parece que resulta imprescindible la despersonalización individual, una verdadera fortuna que pocos reconocemos como tal.
    A los más infortunados no les suele quedar otro camino, pero lo ignoran porque no lo han elegido.
    Todo esto lo aprendí de mi padre a través de su ejemplo. Él se sentía rico y afortunado por el hecho de haber nacido aunque socialmente naciera y muriera (en mis brazos, hace 37 años) mas pobre que las ratas.
    Políticamente hablando nunca soportó la prepotencia del azul cuyos vicios sufrió ni las quejas del rojo cuya traición también padeció produciéndole la mayor herida personal, de la cual soy su único fruto. Espero que mi postura y posterior desarrollo quede claro. Todos somos consecuencias mas o menos afortunadas solo eso.
    Procuraré no volver a abusar de su espacio a partir de ahora, sirva de pobre justificación que tanto sus palabras como las imágenes que nos ofrece me inspiran y soy tan débil... Quedo agradecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas que abusas, ni reprimas tus expresiones, aquí tienes toda la cancha que desees para explayarte, disentir o conspirar contra los lugares comunes que borran el entendimiento.

      Eliminar
  2. La desnudez de un hombre, tal vez sea el mito de su vestimenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una dimensión más allá de la misma piel.

      Eliminar
  3. Solo la creación y el amor nos convierten en seres humanos. Y la desnudez es necesaria para reivindicar lo esencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desnudez es necesaria, aunque no sepa decir para llegar a dónde u obtener qué. Las palabras esconden tantas inexistencias...

      Eliminar