La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 24 de octubre de 2015

Somnia (Vuelo inverso)












Me quedaba dormido dentro de aquel avión, que aterrizaba y despegaba en sucesivas ocasiones, que atravesaba países y océanos diversos, sin que nadie me despertara. Los días y las noches se sucedían y así iba recorriendo el mundo, durmiendo, soñando. Pero de pronto aquella aeronave se transformaba en un cuerpo de mujer y yo me reducía allí dentro hasta convertirme en un cigoto cuyo núcleo ardía.



(Fotograma del film Persona, de Ingmar Bergman)


4 comentarios:

  1. Realmente hay sueños indescriptibles.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos más que otros, los sueños no hay que pensarlos dos veces.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Será la esperanza de convertirnos de nuevo en un cigoto como desafío al transcurso de los años? Cosas de los sueños. Gracias.

      Eliminar