La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 17 de octubre de 2015

Somnia (Obsesión)















A veces, en medio de la oscuridad, oigo pisadas firmes en las escaleras, que se acercan y se detienen ante la puerta. Entonces contengo la respiración pero no logro acallar mis latidos, que se precipitan. De pronto hay un silencio expectante y oneroso, e intuyo que aquellos esbirros, que nos hacían la vida imposible, van a llamar de un momento a otro. Me agobia la tiritona y quiero desaparecer de aquel lugar, de aquel instante, de aquella situación. El vértigo que suele causarme ese sueño me lleva a tirarme de la cama y a abrir una ventana por donde intentar escapar. Pero no acierto y, en mi aturdimiento, me refugio en un rincón tratando de protegerme de mí mismo.



(Fotografía de Saul Leiter)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada