La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 10 de junio de 2015

Una duda (o dos)




Una duda que no es ni metódica cartesiana ni de Kierkegaard. ¿Se puede ser futbolista number one, de éxito y reconocimiento, producir con su habilidad tantos beneficios al club y a la vez ser ladrón, en su modalidad de defraudador fiscal?  

La otra duda: ¿por qué la afición no parece querer ver esa parte del fraude tributario de un héroe de los tripletes, en la que los aficionados como ciudadanos contribuyentes pierden?

Como indignado nunca entenderé (quiero decir más bien aceptaré) la estupidez de los de abajo siendo permisivos con los indignantes.


12 comentarios:

  1. Y yo me sumo a esa perplejidad, querido amigo, de hacer del delincuente un jaleado héroe futbolero. Los medios de comunicación divinizan con sus titulares y arrastran opiniones hasta convertirlas en dogmas. La duda entonces, cuando no el rechazo, son los estados de ánimo de la inteligencia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sociedades humanas se inventaron los dioses y los héroes y las ideas y conductas individuales han estado sometidas toda la vida al Gran Cuento. La libertad siempre será interior, pero entendida como un ejercicio dinámico, no como una mística. La libertad o es algo material o no es más que mito.

      Eliminar
  2. Lo más prudente será no exponer mi concepto sobre los grandes colectivos. En este caso la cualidad del adjetivo marca una diferencia con su opuesto, donde pequeñez maniata atrevimiento social. Cuantos individuos sitos en otros tantos enormes colectivos se escudaran en la suma de todas las miserias individuales de los mismos tomándolas por caparazones protectores, para emitir el máximo detritus de una especie falaz.
    Esta conclusión define mi actitud vital un tanto incomprendida pero muy liberadora.
    Lo social requiere responsabilidad y entrega, quien pretenda derechos anda perdidillo, y mi persona se fue vaciando a lo tonto, sin percatarse hasta el punto de dudar que aun permanezca algo de mediana validez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por Agamenón, señora, que usted puede exponer aquí con total libertad su concepto sobre los grandes, pequeños y semipensionistas colectivos. no tema por ello. El ejercicio del vivir es lo más sinuoso que pueda imaginarse uno. Y la trampa reside precisamente en incitarnos a que tomemos caminos rectos, incluso de pretendida perfección, cuando las cosas se comprueban siempre a saltos, por sendas retorcidas y de manera lateral.

      Eliminar
  3. Se manejan enormes sumas de dinero y eso lo corrompe todo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero es el medio, ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? La frágil avidez del individuo resulta fácilmente tentada por ofertas, bienes, colocaciones y dineros...

      Eliminar
  4. el ojo humano tiene adosado a la mente un conducto que -según el grado de estupidez- permite ver solamente lo que se quiere ver
    hay otro en el oído que oficia igual
    .
    ya debieras estar curado de espanto, si hay dos terceras partes de los votantes que votan a los partidos corruptos
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca acabaré de estar curado de espanto, porque aún cosas veredes, amigo Sancho. Sí, no hay manera de que acepte dejar de estar perplejo por el hecho de que sobre todo uno de los que más pringados está y en calidad y cantidad sea seguido aún por un número de votantes que yo creo que sí saben lo que votan. Hay factores paralelos, transversales, puede que muchos votantes del PP no sean corruptos (cómplices me temo que sí, sobre todo si callan y si respaldan políticas corruptas, pero ya se sabe que la exigencia democrática para muchos españoles es baja o nula) Pero hay otros factores, la influencia ideológica eclesial y clerical (aún, yo no la subestimo) , los miedos e inseguridades, el caciquismos y clientelismo, y hasta una identificación estética, mira tú.

      Eliminar
  5. Amigo Fackel, las dudas se pueden resolver con facilidad, sobre todo cuando hay voluntad de resolverlas. En este caso lo que está más claro es, que todo defraudador tiene que devolver lo defraudado y ser castigado por la justicia; lo demás: los titulares, los ídolos, los medios de comunicación, la pachanga mediática, etc. todo son maniobras de atontamiento. Como se ha demostrado en las urnas, la corrupción no se castiga suficientemente, ¿será que el atontamiento es desmasiado grande y la incultura todavía mayor?
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso las dudas personales resultan difíciles de resolver, depende de la personalidad del individuo y de la trama que tengamos montada. En las relaciones entre individuos hay tantos intereses que producen ceguera para llegar a acuerdos...¿No lo estás viendo con el regateo y la negociación entre partidos tras las elecciones? De acuerdo contigo en que todo defraudador o ladrón, llámense Messi o Bárcenas, deben devolver lo robado y asumir las penas. Pero ¿está la ciudadanía por la labor?

      Eliminar
  6. Es cierto que se ha roto la balanza y me siento muy feliz
    Siguen sacando muchos votos y la verdad no lo entiendo.
    No entiendo el aplauso y premios a los deportistas que no declaran ni a los vítores de los que salen de las cárceles de vacaciones

    No entiendo nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Véalo usted desde otro ángulo. La sociedad es un tema de tribus, clanes y clientelas. Ciudadanos laicos, cívicos y de libre pensamiento hay menos. Los que pertenecen a la sociedad de grey son capaces de aceptar hasta la basura, con tal de que la basura les permita comer.

      Nada de angustiarse, Noite. Que se angustien ellos, los seguidores y cómplices de la corrupción y de las ideas fijas (interesadamente fijas)

      Eliminar