La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 3 de junio de 2015

Apariciones















Las palabras más inesperadas, las ideas más repentinas, lo anhelos más intempestivos, las acechanzas menos deseadas, las ocurrencias más insólitas, las fobias más horrendas, las ingratitudes menos confesas, los goces más asombrosos, las miradas interiores más inverosímiles...todo eso suele tener lugar en el vestíbulo del sueño y, como todo zaguán que permite acceder a una casa hace de entrada para tomar posesión de ella y hará también de salida cuando el alba raye el cuarto obscuro donde nos habremos confundido con nuestros presentes y sobre todo nos habremos inquietado con nuestros ausentes, la mayoría de los cuales, redivivos y pretendiendo el alcance de nuestra prolongación física, seguirán rondándonos en las primeras horas desatinadas del nuevo día.



(Fotografía de Josef Sudek)



14 comentarios:

  1. El vestibulo del sueño también podría ser muy agradable.
    Besos, hay que intentar que lo sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vestíbulo es el territorio de las posibilidades. Se puede entrar o uno puede arrepentirse y volverse atrás. Pero ¿cómo, si no, acceder, a otros mundos?

      Eliminar
  2. Esto de los sueños es bien curioso. En ocasiones, pocas, sabes que estás soñando y es como un sueño dentro del sueño.
    Bien curioso.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decir, las cajas chinas de los sueños o algo parecido.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¿Agotamiento en el zaguán? Si los sueños están para volvernos increíbles a nosotros mismos (y evitar la locura)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. También a mí me lo pareció. Josef Sudek es uno de los grandes entre los grandes de la fotografía, no en vano el gran Toni Catany lo tenía como maestro.

      Eliminar
  5. No, en absoluto. Mira como sueña Marilyn Manson:

    https://youtu.be/AyvBRW1QVE4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvajes, mucho show y quien quiera verlo mucho simbolismo primitivo, que no me parece mal.

      Eliminar
  6. No te dejes engañar por las apariencias, que yo he visto flores que envenenan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La toxicidad es un riesgo, tienes razón en lo de las apariencias, pero ¿y si uno tiene ya su antídoto asimilado?

      Eliminar
  7. Pues no sé, a ver si te va a pasar como el chiste ese que dice más o menos así. Un psiquiatra pintó las paredes de su consulta de monstruitos para poner a prueba a un paciente. Éste entró y se se tumbó en la camilla, el psiquiatra le pregunta:

    _ a ver, mi querido paciente ¿ve usted mosntruos pintados en mi consulta?

    a lo que él responde: ¡monstruos! ninguno por dios, yo no veo nada de eso.

    * * *

    ¿Cómo se asimila lo del antítoto?:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No viendo los fantasmas que te muestran otros (que a veces son aparentes), pero reconociendo los que tú veas y generes dentro de ti mismo.

      Abrazo.

      Eliminar