La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 22 de abril de 2015

Apreciación















Creo que un día de estos es la fiesta de la exaltación del libro. Pero un libro, como una rosa, es un libro es un libro es un libro...¿o es otra cosa? Un año más llega el Día del Mercado del Libro. En vísperas los colegios han mandado a sus alumnos leer y redactar de manera extraordinaria, la prensa expone artículos de forma y fondo, unos sobre el significado de la escritura y la lectura, otros sobre el estado de la edición, los de más allá sobre el futuro viable o inviable del libro. También hay un acto público de renombre en que las autoridades de renombre y un escritor elegido de renombre se citan para un premio de renombre. Ignoro si más allá hay otro objetivo que el aparente y vanidoso renombre. Al día siguiente de la fiesta del libro todo volverá a su cauce. El cauce se llama anaqueles de una habitación, donde el libro seguirá durmiendo el sueño de los injustos, o mercadillo de lance, donde algunos individuos correrán a malvender el libro que aquél a quien le gusta cumplir las tradiciones les ha regalado. Gesto que agradezco por si encuentro algo interesante a precio menor. Y fin. El libro como ocio sigue cumpliendo su papel. Y la denominada cultura seguirá estancada y con escaso reflejo en la convivencia. Acaso algún día se convierta el gesto de estar entretenido en el placer de leer y en el placer de pensar y en el placer de actuar (dentro de uno mismo) Pero es que muchos libros son tan bondadosos que nos conceden la posibilidad de percibir sin ataduras sus sensaciones. Hay que cogerlos al vuelo, sin hacer de ellos religión. Su alma es otra. Si sigues leyendo, la nuestra propia.



(Fotografía de Keith Carter)


6 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo.Es como lo del "Día de la Tierra"...y tantísimos otros.¿Consciencia falsa y fugáz es lo que debemos crear, ó Verdadera y Constante Consciencia?...
    Un placer estar aquí,saludos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente me inclino por una aproximación a la segundo. Lo de los Días me resulta baladí, no sirve para nada. Gracias por tu apreciación, Ana.

      Eliminar
  2. Qué perversa anomalía: somos los que menos leemos en Europa, el Estado y - sus otros Estados autonómicos- ningunean a escritores y poetas, la mayoría malviven dedicados a otras actividades.
    Es una feria comercial donde, como todos los años, triunfarán los autores que más presencia tengan en la tele. La rosa y el libro se convierten en los símbolos de una sociedad que vive en el espejismo de que ama los libros -la cultura-. En fin, la auto indulgencia y el engaño también tiene una cita mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ya no es el Estado y etcétera, es el nivel medio de la sociedad, ni ha hecho esfuerzo antes ni lo hace ahora. A mí ya me da miedo o al menos corte cuando hablo con gente que no conozco en citar libros o lecturas. No saben, no contestan, así que lo evito.

      Y la feria es la feria, bien lo dices. Y los feriantes, y los feriados...Feria es Mercado, que por aquí cerca, en Medina del Campo, saben mucho de las de la baja Edad Media y lo que siguió.

      Eliminar
  3. el Fausto es mi amigo, no es un libro más, en segundo lugar (debería ser primero, mas no lo es) el Quijote, es compañero, otros están en los estantes leídos, matados por mis ojos y por mi memoria
    negocios son negocios, dicen los de sangre de horchata
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, cada uno tienes sus libros favoritos, y mira que cuesta reducir a unos pocos, pero sí, los que citas, son de merecer la pena y mejor en mesilla que en estanterías.

      Abrazos sin business.

      Eliminar