La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 16 de abril de 2015

Acabamiento















No sé quien decía que los escritores no mueren, me comenta Walden. ¿Ni cuando mueren?, digo curioso. Ni cuando mueren. Pero yo creo que mueren cada día en sus propias palabras, precisa Walden. Mucho antes que el cáncer o la vejez o el atropello por la calle acabe con ellos, los escritores se suicidan en cada escrito. Pero yo les sigo viendo, le digo, les sigo leyendo: sus nombres, los títulos de sus novelas, los elogios de la crítica, las traducciones, los premios, la designación de centros de cultura o enseñanza con sus apellidos. Eso no es su vida, sino el oscuro trazado de sus corifeos. Nada que ver. Los escritores viven y mueren por instantes. Tal vez sea posible su eternidad, o al menos su deseo de eternidad, cuando la literatura haya muerto del todo. Que llegará.



(Fotografía de Karin Szekessy)


8 comentarios:

  1. Mi materialismo y vulgaridad me dice que los escritores, nacen, crecen, se reproducen algunos y mueren todos. Las obras, pocas, perduran. Creo que interesa poco el escritor, su nacimiento es una anécdota, su crecimiento es una cuestión personal, su reproducción es una cuestión compartida y su muerte los iguala a todos. Después de este proceso alguna obra puede salvar su recuerdo y en el mejor de los casos justificar la existencia del creador de ficciones.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se han dado algunos casos. A veces lo que sobreviven en el tiempo histórico son las copias de autores y obras. Después de todo, poco tiempo llevamos de narración escrita. Y la oral tendrá que volver, siquiera para que sobreviva una nueva noción de literatura.

      Eliminar
  2. Lo que nos cuenta y Francesc corrobora lo aprendimos algunos en su día, acompañado de otro buen puñado de ficciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pero no cesamos de aprender,MJ.

      Eliminar
  3. escritores, maestros, carpinteros, mendigos, presidentes, anónimos, todos mueren, lo que puede pasar es que la tierra no los oculte tanto como para seguir recordándolos en sus escritos, enseñanzas, lata de monedas, obras o de haberlos visto andar por ahí
    todos mueren, pero la peor de las muertes es haber dicho una cosa y hacer otra, esa es la muerte en el basural de la historia
    hay que tener claro que luego de nosotros la vida sigue y no sentiremos ninguna consecuencia si nos recuerdan o nos olvidan
    Tras la muerte de Galeano, hay muchos je sui Galeano, pero recién llegaron, el eximio escritor fue muy importante hace años en los momentos de pre y dictadura, luego fue ambivalente en sus posiciones, aunque sospecho -por su inteligencia indiscutible- que sabía bien que no se luchó, se sufrieron torturas, cárceles y desapariciones por este status quo populista ligado a las multinacionales
    -perdón por el comentario tan crudo-
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy receptivo a saber más sobre es otro rostro de Galeano, porque aquí se le tiene demasiado divinizado, Omar. Cuenta, cuenta.

      Eliminar
  4. Sobre Galeano
    De muy joven trabajó en una revista opositora de izquierda que en cierta medida tenía finos lazos con el movimiento revolucinario Tupamaros
    Escribió las Venas Abiertas de América Latina que recopilaba situaciones de explotación extranjera sobre riquezas sudamericanas
    Estuvo ligado al partido socialista uruguayo -de centro izquierda-
    Un gran porcentaje de sus obras refieren a elaboraciones sobre hechos reales, es decir poca imaginación, sino bien calibrado en cuanto a la prosa, que lo ubica como un excelente relator
    Con el advenimiento del Frente Amplio al gobierno, que renegó de su historia y privatizó más que la derecha, extranjerizó el 60% de la tierra, creó innumerables zonas francas donde las multinacionales no pagan al fisco, cometió irregularidades de administración, negoció en secreto muchos negocios leoninos para el pueblo, enterró las ansias de verdad y justicia respecto a las torturas, muertes y desapariciones hechas por la dictadura y muchas otras cuestiones propias de la derecha, el tomó una postura oscilante, uno poco con las organizaciones sociales (dando discursos y presencia), otro poco tomando distancia de la crítica a los que habían traicionado sus propios principios
    .
    pensarás, este tío es de derecha o un don nadie que solo critica, no soy uno de los que se siente traicionado, que arriesgó la vida en la clandestinidad obrando contra la dictadura...que no tiene que "izquierdizar" sus textos gusten o no, porque una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa (como decimos acá)
    Un buen tipo, un buen amigo, pero un pobre de espíritu políticamente
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu información, porque no conocía su trayectoria y posicionamiento en ese período que citas.

      No pienso nada, Omar, al contrario te tengo respeto y afecto, nada de complejos en los espacios de libertad expresiva y de pensamiento como éste. Por cierto, ¿qué sería un rico de espíritu políticamente...? Porque no sé si se conoce esa especie en estos tiempos.

      Un abrazo.

      Eliminar