La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 13 de marzo de 2015

Post scriptum: la voz hiriente















Safo a Zóticos: Si la tierra no sintió jamás tu peso y permitió dadivosa tu caminar, debes de estar agradecido a ella en cualquiera de sus manifestaciones. Si los hombres te acabaron aceptando, no obstante tus pasadas veleidades desafectas con algunos de ellos, ábrete ahora más que nunca a su condición y resarce, si te es posible, a los que injuriaste. Si fuiste ardiente y generoso en el amor, y tus amores te compensaron sobradamente, sin haber engañado jamás a nadie, reconfórtate ahora con el recuerdo de uno de los mayores dones que nos depara la vida. Si de los bienes que gozaste no hiciste carencia para otros y supiste conformarte con lo justo, no te sentirás mortificado por la injusticia de la propiedad. Si te preocuparon siempre el entendimiento y la convivencia de tus conciudadanos, procurando que la tiranía no tuviera espacio entre nosotros, no te quepa duda de que la senda que nos brindaste recorrer no será borrada. Mírate a ti mismo con la mirada interior. Como los amantes que en la distancia apenas saben de sí mismos, sin vislumbrar un rostro nítido, ni conocer su voz, ni siquiera distinguir su estado y sus ataduras, sin tener claro cuándo son libres o cuándo esclavos, pero que se buscan náufragos entre la tiniebla de lo ignoto y el luminoso deseo que les atrapa, así tú debes no perderte de vista a ti mismo en estos momentos de fragilidad. Ámate en el infortunio con la misma entereza que lo hiciste en la dicha. No debemos mirarnos tanto en las voces de otros verbos, sino recibir cada día al mensajero de la voz interior. Apura los días y pacta la alianza con la faz oscura de la naturaleza, para que ella te conceda calma y aceptación.

Cuando escuché las palabras que dirigiste al desahuciado sentí que mi pecho se rasgaba a su vez. No obstante, entendí tu poderosa razón, amiga, y admiré que procuraras a Zóticos ánimo para el reencuentro con el hombre que lleva dentro.



(Fotografía de Lee Jeffries)



2 comentarios:

  1. Con tales observaciones, una guía para atravesar la última barrera sin exceso de equipaje, Zóticos bien podrá dirigir sus pasos sin miedo a perder la correcta dirección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sermón, más bien, vamos. No sé si animará al desahuciado o le condenará al Hades antes de tiempo. La extremaunción de las palabras se ha aplicado antes que los copiones del cristianismo lo aplicaran sí o sí.

      Eliminar