.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 14 de febrero de 2015

Post scriptum: las hetairas














Euphrasia, hetaira venida a menos, instalada ahora en el barrio del puerto, se presenta azarada en mi casa. Dice que Xantha, una de sus pupilas, va a tener un hijo mío. Le replico que es arriesgado por parte de la joven hacer esa afirmación, a lo que Euphrasia hace oídos sordos y solo se muestra preocupada porque la chica, debido a las presentes circunstancias, no podrá atender durante un tiempo. Yo, que me tengo por mesurado, me exalto un poco ante el descaro de lo que intuyo que me va a proponer. Le repito que no he tenido nada que ver, que no me gustan las patrañas y que si se trata de ayudar a alguien, como lo hice un día con ella misma, prefiero que me lo pidan cara a cara. Euphrasia insiste que no es el caso y que la chica no busca extorsión alguna, sino sentirse arropada en su situación y en la medida de lo posible protegida. Yo le digo que hablaré con Xantha, que no tengo inconveniente en ver qué se puede hacer, mas que no vaya difundiendo por ahí invenciones.

Ya me dirás, Safo, si, movido por mi talante generoso, debo procurar asistencia a la joven. Sólo pensar que la expulsen desde su propia guarida para caer en la miseria me repugna.


(Fotografía de Sally Mann)


8 comentarios:

  1. Qué difícil aconsejar. En casos de auxilio siempre pienso que lo mejor es aplicar medios de aprendizaje para promover un incremento en la elevación, mejoría y autoestima de la persona, pero si esta ni lo aprecia ni aprovecha, ..... feo se presenta el asunto.
    Esa circunstancia por un lado me inspira lastima y por otro mucha ira. No sería buena consejera, no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una profesión que ha degenerado, en otros tiempos en las familias alguien cumplía el rol de aconsejar (otra cosa es saber si con acierto o con manipulación) Hoy se delega en la Psicología aplicada...oh.

      Eliminar
  2. Pobre muchacha muy desesperada debe estar para inventar eso a cambio de un poco de socorro.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh bon, c'est la vie chez les anciens Grecs, jej.

      Eliminar
  3. Tanta generosidad me abruma ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, sí. Y a mí; no conviene hacer ostentación.

      Eliminar
  4. ¿Se debe ser generoso hasta el punto de declarar una paternidad falsa? Hay actos generosos que tienen consecuencias y hay que asumirlas también.
    Y antes de dar ese paso, hay que hablar cara a cara con la persona y no a través de intermediarios.
    Claro que hoy día se sabe de matrimonios de conveniencia, ¿por qué no un padre de conveniencia si la mujer está en grave peligro de exclusión social? Pero asumiendo las consecuencias, claro.

    Un tema sobre el que es difícil pronunciarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los matrimonios de conveniencia son una constante histórica desde el principio de los tiempos y no te cuento de las sociedades urbanas. Es uno de los precios a pagar por la supervivencia de las mismas sociedades, pienso. Saludos.

      Eliminar