.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 2 de enero de 2015

Post scriptum: rechazo





Safo me hace llegar unas letras por medio de uno de sus criados.

"Me dicen que estás con fiebre, que el baño de ayer no te ha sentado bien y te ha indispuesto.

Yo creo que es una excusa, que no deseas asistir a la tertulia porque va a acudir a ella también un hombre de armas que está de paso pero que se interesa por nuestras preocupaciones creativas.

Sé de tu aversión a los guerreros y, en particular, a cuantos practican la invasión de otros territorios y de otros mares. Sueles decir: las tierras son para quienes cultivan sus frutos y mantienen el ganado y elaboran bienes y levantan construcciones donde vivir con dignidad. Sueles decir: los mares son para obtener la riqueza que nos alimenta y para transcurrir por ellos para alcanzar otras ciudades con cuyos habitantes comerciar y coexistir. Puedes hasta mostrarte taxativo: sobran quienes interfieren en las labores pacíficas y dificultan la convivencia, aunque proclamen que obran por nuestro bien y nuestra seguridad.

Pero también el arte se ha hecho para los que no están acostumbrados a mirar, y la poesía para quienes pareciera que carecen de sensibilidad, y la música para los duros de oído, y la filosofía para los que no hacen uso de su capacidad de razonar y discernir. Los rudos y los energúmenos deben saber que existe otra manera de vivir y de disfrutar y no solamente a través de la imposición.

En repetidas ocasiones me has comentado que los cantos épicos te disgustan, que te parecen que justifican los actos de los violentos. Cantos que se muestran vacíos porque exaltan las vanidades y la fuerza bruta. Piensa, amigo mío, que también en ellos se observa la condición del hombre. No se hacen solo para exaltar gestas o tropelías, ni para elevar a condición de héroes a los profesionales de la fuerza. Sino que en contraposición se muestran otras virtudes, la capacidad de entrega o el sacrificio o el padecimiento de los inocentes. O la reflexión sobre el daño causado y los propósitos por superar los conflictos, aunque no se haya logrado todavía el modo de evitarlos.

No digo que carezcas de razón con ese sentimiento de rechazo que exhibes. Pero te pido que disimules, siquiera para darme la satisfacción de honrarme con tu presencia. Este guerrero, ya entrado en años, es un antiguo amigo cuyos conocimientos y sabiduría te van a sorprender.  

Considera, pues, la bondad de tu mal. Estoy segura que es pasajero." 



(Fotografía de Herbert List)



2 comentarios:

  1. Gracias Fackel! Me transportas...y ¡qué bien escribes!
    Un abrazo y deseo que este sea un año lleno de energía para seguir escribiendo y alimentando el alma!
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia, un placer que pases por aquí y te entretengas. Eso de desear energía es lo más vital que podemos decir. La quintaesencia de la salud.

      Por eso: Salud y Energía.

      Un abrazo.

      Eliminar