La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 12 de diciembre de 2014

Post scriptum: los espiados





















Mientras mis amigos y yo nos bañábamos esta mañana en la playa nos sentimos observados. Phaidros se burlaba. Seguro que es por ti, me provocaba entre risas. Androcles no parecía conceder mucha importancia a la sospecha y, por el contrario, no se retraía en exhibirse y hasta en hacer algunos gestos obscenos en dirección a los matorrales. No es que me importe que me miren, lo que me molesta es que lo hagan acechándome. Creo, amiga mía, que tus alumnas son unas juguetonas. ¿No les has advertido que los juegos suelen acabar en trampas? Ahora recuerdo lo que hemos comentado otras veces. Hay muchas personas a las que les gusta hacerse las presas porque piensan que así también pueden apoderarse del cazador.



 
(Obra de Henry Scott Tuke)


6 comentarios:

  1. Muy cierto, pasar por presa para cazar es la astucia más vieja del mundo, pero siempre hay quien pica y cae en la trampa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los primitivos actuales -y alguno queda aún- saben de ello.

      Eliminar
  2. En Giulio Cesare in Egitto, G.F. Haendel escribe:

    Va tacito e nascosto, quand’avido è di preda
    l’astuto cacciator.
    E chi è a mal far disposto, non brama che si veda
    l’inganno del suo cor.
    Traducido:
    Está callado y oculto cuando avido de presa va
    el astuto cazador.
    Pues quien está dispuesto a hacer el mal procura no mostrar
    el engaño de su corazón.
    Es recomendable esto:
    http://www.youtube.com/watch?v=iRe16N_UziY
    el video
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, gracias por la cita lírica de Haendel, Francesc. Tremenda frase: " Pues quien está dispuesto a hacer el mal procura no mostrar
      el engaño de su corazón". Algunos incluso no lo muestran sino que hacen publicidad risueña y triunfalista para seguir machacándonos. Ya me entiendes.

      Eliminar
  3. Avidez y temor de entrelazan en forma mortal y como vivimos bajo el imperio formalista de la materia y formamos parte interesada de la misma, el dilema está servido, uno de tantos y..
    seguiría diletando pero "materia" apremia y es mi deber atenderla con premura o morir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos guste o no, somos hijos refinados, aunque algunos parezcan brutos, de la materia.

      Eliminar