.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 25 de diciembre de 2014

Post scriptum: días de mal humor















Mi humor está hoy fuera de su temple habitual, apreciada mía. Aun admitiendo que el ambiente general de los encuentros que propicias es agradable y fructífero, no todos saben comportarse con humildad. Observo entre algunos jóvenes cierta pedantería que deberías atajar. O bien procurar que ellos mismos se dieran cuenta y corrigieran su actitud. Tenías que haber venido el otro día conmigo al taller de Axias, el maestro de las cráteras. Nada que ver la conducta amable y humilde de las hijas del alfarero y otros jóvenes que trabajan allí con la petulancia y la soberbia de algunos de tus alumnos. Seguramente aquéllas, sin haber recibido clases de lenguas y artes sepan más de pensamiento y de la vida, siquiera porque el contacto con el barro y con una tarea tan digna les proporciona el elemento imprescindible para comprender la realidad. Tus pupilos deberían aprender que no es a través de los devaneos con las palabras ni en los discursos retóricos donde se encuentra sentido a las cosas. Las palabras no siempre explican la verdad que, por otro lado, puede ser percibida de modo más directo a través del manejo hiriente de la arcilla. 

Tú verás lo que haces. Si no reconduces la arrogancia de tus discípulos yo mismo estoy dispuesto a hacerlo, si bien mis métodos acaso no gusten entre la aristocracia de la ciudad. 



(Fotografía de Mona Kuhn)

 

6 comentarios:

  1. Caña al mono, hermano, si ello fuera estrictamente necesario. Es privilegio de pocos sabios de pelo cano, de todos modos pocos necios consiguen aprender por método alguno, tan solo aprenden a temer y a traicionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo no soporto es la soberbia y la chulería, hermana. Y hoy domina en nuestro entorno, aunque se ve que en los tiempos de Lesbos ya acontecía.

      Eliminar
  2. No ha habido época en que los jóvenes no nos hubieramos creído los reyes de todo.
    eso es lo que trae consigo la inexperiencia. Osadía.
    Lo verdaderamente sabio es denotar que vas cumpliendo años y que con ellos cada vez sabes menos y escuchas más.
    Es como la regla de tres indirecta, a más, menos.
    Un abrazo
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, hay un grado de pedantería ligado a la edad de confirmación del individuo, digamos. Luego vienen las hostias por doquier...porque enfrente tienes al dios Sistema en todas y cada una de sus aristas jerarquizadas.

      Eliminar
  3. "El manejo hiriente de la arcilla" és una moll encertada expressió.
    Si me la prenc en doble sentit, també. No sempre, però també.
    Bon sant Esteve. Diu Cuyàs que és el dia que escrivim les coses que teníem entretingudes, encallades. Surten més ràpides.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He conocido alfareros, algunos incluso de la familia, que han padecido artritis por décadas de ejercer el oficio, Olga. Es parte de la otra cara, y no la única, de lo bonito que tiene la cerámica en general cuando se admira el resultado final. Pero como todos los oficios artesanos tiene su dureza.

      No sabía del dicho de San Esteban. Seguiré buscando en el cajón de mi magín a ver si tengo más atascos. Un abrazo y que hayas tenido un feliz festivo.

      Eliminar