.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 17 de noviembre de 2014

El árbol de Lucien Clergue



























En homenaje al fotógrafo Lucien Clergue, muerto el sábado en Nîmes.



Fue una raíz
                  que se erizó en el humus
luego tallo creciente
                             ondulación desigual náufraga
entre la arboleda

Fue un rayo seco recorriendo a la inversa
su caída
            sacudía el aire
y lo enhebraba con puntadas de sangre

Fue tronco incontenible
                                     desafiante elevación
que rasgaba la mirada de mil hombres
hasta dejarlos ciegos
                            sin permitir su acceso al paraíso

Fue al fin la cúpula del bosque
                                       donde encallaba el sol
y en el clima de los días húmedos desprendía
                                                                   sus destellos de nácar

Cuando los feroces guerreros incendiaron el suelo
donde se había alzado
                                 se hizo columna de material profundo

Y en una noche sin luna ni cánticos
                                                       levantó su templo
para que los paganos cayeran a sus pies
rendidos
             desarmados





(Fotografía de Lucien Clergue)




12 comentarios:

  1. Gracias por este retazo cultural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente, un retazo muy cultural, quien lo vea de otro modo yerra, y te juro que escribo cuando siento algo especial, además hace tiempo usé fotografías de este autor y qué menos que homenajearlo en base a una de sus obras, ¿no?

      Eliminar
  2. Vayapordió hermano, parece que también compartimos juramento.
    ¿A qué edad descansó?

    ResponderEliminar
  3. ¿Y qué son los instintos sino tierra labrada de humedades y de fértil fantasía? Alzo la mirada al cielo y antes de enzarzarme entre las ramas anido en los altares.

    Bello retazo de cultura, Fackel. Bella imagen que contemplo de rodillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al menos son eso que dices los instintos, sin ellos ¿qué frutos variados cabe esperar? ¿Los de las ideas, las creencias, los mitos...? ¡Eso también es producto de la fertilidad, sí!

      Gracias, Enric, por tu comment genuflexo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Pues sí, y te aseguro que sentido, siquiera porque descubrí hace tiempo su obra por mor de esta tarea de los blogs.

      Eliminar
  5. La poesía es magnífica, el homenaje, merecido... y la poesía en blanco y negro la estampo en mi retina como gafas de sol.

    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te dejes deslumbrar por el blanco y negro, pero desea la fertilidad, madre de todas las vidas, incluida la imaginación, los sueños y los trabajos humanos.

      Eliminar

  6. Gracias, Fackel, echaba de menos la belleza de tu poesía.
    Hermoso tu homenaje¡
    Abrazo, salud

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es algo fácil para mí la poesía, ni son arquitecto de ella. Simplemente tengo mis repentes, mis ocurrencias, mis deseos...que siempre me dejan inseguro. Las palabras no dan satisfacción plena pero ayudan.

      Eliminar