.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 7 de octubre de 2014

El ébola que ronda: lo que dice Josep Pamies



Como información dejo el vídeo adjunto. No sé si las razones de Josep Pamies son sólidas, pero su contundencia es admirable. Como ciudadano común me siento tan descorazonado por la ineptitud de la ministra de Sanidad y la inseguridad que en general fomentan las autoridades gubernamentales que deseo informarme cómo y donde sea.







13 comentarios:

  1. Estamos en una caja y alguien, que no es dios, nos observa por la ranura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El big Brother, sin duda, cada vez más escrutador. Cuestión de protegerse en la medida de lo posible. Porque los espacios para escapar de su control son muy reducidos ya.

      Eliminar
  2. en toda cacería hay un disparo incierto, mi amigo, en todas
    creo que el gabinete entero está a la medida de lo que espera la CE, someter a la España, mostrar sus debilidades, retrasar desarrollo, gobernarle
    saludos, fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese gabinete es destructivo, se está cargando literalmente el país, les importa un pito nada de lo que pregonan, van a lo suyo, son cipayos de las instancias superiores, son la voz y la mano ejecutora de sus amos. Allá quienes les crean todavía.

      Eliminar
    2. "Allá quienes les crean todavía". Porque, en efecto, la ignorancia y la fe están estrechamente relacionadas. Lo que señalas es tan cierto como evidente, pero lo evidente parece ser hoy en día lo más difícil de ver, a juzgar por la actividad de las urnas y la pasividad de la sociedad. Contemplo horrorizado cómo los viejos botafumeiros anegan la atmósfera con su neblina, sepia y espesa.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Lo mire por donde lo mire me da vértigo la falta de pensamiento entre nuestros paisanos. Unos se dejan llevar por sus fidelidades tradicionales, otros por sus clientelismos interesados, otros por sus emocionalidades tras formaciones que se pretenden nuevas y aún no saben ni si han hecho "la primera comunión"...detrás quien dicta son los mass media y detrás de estos ya sabes quiénes se llevan el gato al agua.

      Eliminar

  3. Estaremos todos los descorazonados, o lo estamos, yo lo estoy, por tanto, por todo, y ahora por esto, para rematar la función. El miedo.
    Salud, Fackel, salud para todos.
    Un abrazo

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero...hay que prevenirse del miedo, Ío. Una de las maneras es el intercambio constructivo de opiniones en la Red, ¿por qué no? Pero, naturalmente, los mecanismos se encuentran en el interior de cada uno, en lo más profundo, sin duda. El miedo ata a la sociedad y a los individuos, el miedo deja la capacidad de control en mano absoluta de los gobernantes, estos o los que lleguen para acometer las mismas políticas. El miedo aliena, porque aunque sea parte de nosotros nos esclaviza, nos inhabilita. El miedo rompe las reglas de juego sociales. El miedo conduce a viejas opresiones, y ya sabes que la religiosa cunde en momentos así (decía Sartre que Dios es la soledad de los hombres) El miedo nos vuelve primitivos, pero no primitivos inocentes, sino extremadamente acomplejados por la culpa y el fracaso. Europa y el mundo han pasado en muchas ocasiones por el miedo, pagando un alto precio (enfermedades, guerras, descontrol, etc.) Es un viejo y perverso compañero e viaje de la historia. No tengo la receta anti miedo (ya tengo mi propia dosis que trato de inhibir en lo posible) pero debemos desenmascarar cuanto lo causa. Dialogar es importante. No dejarnos manipular es decisivo. Ser incrédulos de los falsos profetas es un imperativo.

      Salud versus miedo.

      Un abrazo.

      Eliminar

    2. Hay que prevenirse, claro que sí, estoy de acuerdo contigo en que hay que aprender, aprenderlo, de la misma manera te digo, porque creo que pueda ser así, que del mismo miedo obtengamos alguna respuesta o mecanismo que nos ayude a destruirlo, algo así como unirse a él para después doblegarlo. También aborrega, es cierto, así que no nos dejemos, ni manipular por nadie que se crea o sienta dios o profeta, como tú bien has dicho.
      Salud salud
      Un abrazo

      m.

      fractaldeio@gmail.com

      Eliminar
    3. Lo más grave en los momentos críticos de nuestros ciclos históricos ha venido determinado, auspiciado y de la mano del miedo. Creo que no hace falta poner ejemplos.

      Primero hay que salir de la neo voluntad de pandereta que invade a amplias capas de la sociedad española.

      Gracias.

      Eliminar
  4. Recomiendo visitar este enlace del escritor Sanchez-Ostiz, ese comentario irónico que dice verdades sencillas como puños. No estamos solo ante la enfermedad ¿ajena? sino que nos tenemos que situar ante la propia: las miserias de la sociedad española y la política de los que nos enchiqueran en otros establos que ellos desean.

    http://vivirdebuenagana.wordpress.com/2014/10/08/muerto-el-perro-se-acabo-el-ebola/

    ¿Será que además del desconcierto en que vivimos los españoles desearán algunos que cunda el pánico para ir más lejos en su control despóticos? Ojito, nenes.

    ResponderEliminar
  5. Va a ser que el miedo, sea ébola, gripe o la invasión de extraterrestres, es un recurso eficaz para domeñar a las gente, confundirla, provocar el recelo de unos contra otros y al final, matar al perro.
    No sé si será posible saltarnos esta fase de la humanidad y pasar a la siguiente como en los vídeojuegos, porque asquea tanta mentira, engaño, incompetencia aliñado de estafa y robo a la luz del día y de los focos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre el miedo ha sido un recurso, Amaltea, en parte creado, en parte por confluencia de factores de azar y coincidentes, en parte se ha dejado que cunda, pero siempre alguien ha utilizado un estado de ánimo y de mentalidad cultural deprimida para lanzar su ofensiva de peligro y barbarie.

      Dudo de los saltos por las buenas. Y dudo de los que acabamos dando por las malas, porque no hay manera de aprender de errores.

      Eliminar