.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 16 de septiembre de 2014

La santa tradición















No creo que nadie deba sorprenderse a estas alturas de las tradiciones bárbaras que aún cunden en España. Bárbaras pero que son nuestras. ¿No quedábamos en que los bárbaros eran los de fuera? Pues mira, resulta que lo bárbaro está en la cotidianidad, en la cercanía, en nuestras costumbres y símbolos, sospecho que en la genética. Que estuvo siempre y de vez en cuando se manifiesta estúpidamente como señas de identidad, nada menos. "Si solo matamos una vez al año a un toro, a un simple toro", decía con expresión justificativa un vecino de la villa castellana -qué vergüenza, Castilla-  cuya tradición religiosa, es decir, vinculante, hace correr en inferioridad de condiciones a un toro campo a través y lo acaban lanceando. Y llaman a eso Fiesta. Nada de sorprendernos, por favor, ni de escandalizarnos. ¿Qué cabe esperar de un país en que ha habido a lo largo de su historia progroms contra los judíos, expulsiones de estos y de moriscos, autos de fe contra heterodoxos, prohibiciones contra librepensadores, persecución a sangre y fuego de liberales y más tarde de republicanos? Es lo nuestro, pensarán algunos. Rezumamos tradición intolerante y de momento paga las consecuencias simbólicas el toro. No quiero pensar en que vuelvan tiempos de desentendimiento social y se vaya más allá del símbolo. En las imágenes de televisión no he visto el rostro de la bestia en el toro. El verdadero rostro de la bestia era el de los energúmenos que reclamaban el espectáculo y la sangre. Tradiciones. Las nuestras. Personalmente, indignación y desagrado.




18 comentarios:

  1. Se me ocurrió escribir despotricando al respecto, pero me falta energía y además estaba segura que compañer@s blogueros lo harían mucho mejor, pero el sentimiento de rechazo ante tanta crueldad "tradicional" es muy intenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quería hacer esta leve reflexión, pero mejor que cada cual saque sus conclusiones. El que haya visto imágenes no sé si quedará más horrorizado por la persecución y muerte del toro, por las pedradas o por los energúmenos defensores de la santa tradición, eso sí siempre en grupo. El valor lo entienden los hombres como asociación y agrupamiento, solos ¿qué serían?

      Eliminar
  2. Lo curioso es la cantidad de propaganda que se le hace por la tele..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaso cierto. Esta mañana me lo comentaba un amigo con el que tomo el café matutino. La "fiesta" esa probablemente dentro de unos años fuera terminándose por apagamiento o casi, pero estos posicionamientos de unos alienta la costumbre de los otros...No estoy seguro de nada.

      Eliminar
  3. He compartido también esta imagen, tal vez deberíamos de pegarla en todos los centros de educación y en todos los ayuntamientos, a la entrada de las iglesias...también!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vade retro, Satánica, usted quiere condenarse o ser anatematizada o perecer en la hoguera de la Gran Verdad...

      Eliminar
  4. Porque alguien de este pueblo no hace ninguana fotografía de la barbarie que cometen? Tienes razón la Junta de Castilla León ha ratificado hoy mismo al toro de la Vega como fiesta de interés turístico y el Parlamento europeo se ha desentendido de todo y argumenta que el toro de la Vega es competencia exclusiva de España.
    Viva la Fiesta Nacional!!!
    Pero si en las fiestas de mi pueblo son consideradas fiestas de interés turístico, yo devuelvo lo recibido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenemos la propiedad de las competencias exclusivas...mientras otros patentan, fabrican y exportan los productos de verdad...es el sino histórico del país, salvo excepciones honrosas. Pues no te fíes de que en tu pueblo declaren lo declarable si da dineros, votos o cuentos.

      Eliminar
  5. Es aberrante tal tradición -soy de otro pais pero igual me lo parece- pero mas aberrante lo que dijo un tipo de alla, "el toro siente pero no sufre" vaya estupidez, ¿Y el como lo sabe?, en fin en todos lados se cuecen habas. ¡Vivan las tradiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ese tipo no tiene imaginación alguna. Por cierto ¿hasta allí llega el eco de la barbarie de aquí?

      Eliminar
  6. Somos la vergüenza de Europa, nada que añadir a tus palabras, seguramente esta gente que defiende las fiestas en el pasado también defendió la inquisición y l a expulsión de los judíos.. en fin tierra de contrastes brutales.. yo me bajo aquí..
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así es. Además, leyendo estos días algunos trabajos sobre los judíos en España las persecuciones han marcado los últimos siglos de la Edad Media y ya pagaron antes de su expulsión con los autos de fe que les llevaron a la hoguera. En fin, tradiciones patrias.

      Eliminar
  7. Marca España, ya sabemos...hoy he leído un comentario que me ha hecho mucha gracia. Decía algo así como que: "si los taurinos defienden la fiesta argumentando que el Toro vive a todo lujo antes de morir, ya sabemos lo que hay que hacer con los políticos". Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, vaya humor, no sé qué decirte...¿Y por qué con los políticos precisamente y no con...y los...y aquellos de...y cuantos viven del otro cuento que...? La Marca España ¿tiene que tener impronta de sangre siempre incluso en el maltrecho humor que parece hoy caracterizar lo facilón? Apostemos por el humor más sano. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Añado esto que acabo de leer, patético por cierto, o más: repugnante. Yo no quiero ni ese tipo de medios pseudoinformativos ni esa clase de políticos (esa clase, Fedora)

    http://elventano.blogspot.com.es/2014/09/pedro-sanchez-llama-un-programa-en.html

    Además de tradiciones tenemos que aguantar panderetas: las Comedias Bárbaras y el Esperpento siguen en vigor, Don Ramón.

    ResponderEliminar
  9. Aún me sigue asombrando cierta estupidez humana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos, pues aunque uno vaya haciéndose a la idea y conociendo más y más no obstante no deja de sorprenderse, y cuesta aceptarlo. Ese conservadurismo de las zonas rurales que reivindican lo necio mientras el viento de los tiempos está a punto de borrarles.

      Eliminar
    2. Ah, gracias por tu presencia, M.A.O., bienvenida.

      Eliminar