.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 12 de agosto de 2014

Desplazados desertizados deshabitados desocupados despojados desheredados desalojados despreciados








...una vez las palabras se desprendieron de las rocas y dieron lugar a los hombres...no...una vez los hombres salieron de las piedras y alzaron las palabras...no...una vez el desierto abandonó a las palabras para que los hombres tomaran su lugar...no...una vez los hombres perdieron las piedras y las palabras y se perdieron a sí mismos...no...una vez no hubo suficiente desierto para acoger a los hombres y los expulsó...no...una vez las rocas se disolvieron en partículas tan insignificantes a las que se acabó llamando hombres...no...una vez las rocas hablaron con palabras mientras los hombres resonaban en su vacío...no...una vez las palabras quebraron como el cristal y se las llevó el viento de la necedad...no...una vez los hombres hicieron niños que solo sabían de piedras de polvo de cansancio de lloros de rabias y de hastío...y así desde antiguo y acaso hasta el infinito... 

...la maldición...los malditos




24 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Entre lo sedentario y el nomadismo apenas hay una raya fina, dependiendo de...

      Eliminar
  2. Desazonadoramente ingeniosa escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las situaciones reales por las que atraviesa tanta gente me llevan a una especie de desconfianza de las palabras. Cada vez me hallo más sobrante de palabras, ya no sé si matizan y sirven o si se han convertido en baratijas, en bocas ajenas y en la mía propia. A veces dudo de la utilidad de mi propio blog, como no sea por esa manía de recrearme y no caer en afasia personal.

      Eliminar
    2. Lo comprendo y lo comparto.

      Eliminar
  3. Detrás de todos los pensamientos, de todos, está siempre la idea de Dios.Cada uno creé que tiene al verdadero en su poder, y el que no creé, creé que no creé porque Dios no existe, poniendo el nombre del Incógnito en primera persona.
    Se me hace duro pensar que bajo este pensamiento unificado de Dios existan seres creados a Su Imagen y semejanza.
    Dios no puede ser tan mezquino, por mucho que te otorgue libre albedrío. Ni tan déspota, ni tan soberbio.
    Creo que el Dios que llevamos dentro está construído más a nuestra forma, la del ser humano, que a la otra forma que por lo que parece quiso edificar.
    Cada día que pasa me encuentro mentalmente más débil, con menos argumentos, con más dudas.
    ¿ En qué nos hemos convertido ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si te sirve: detrás de mi pensamiento que bulle y que a veces es bulla y otras bullicio simplemente, no está la idea del Gran Mito. Lo que sobrevive e incluso en auge es más bien una panda de sectas controladas por las castas clericales correspondientes, y eso ya viene siendo desde Ur, que tratan de ampliar su influencia en la sociedad. A mi modo de ver, las religiones y en concreto sus iglesias siguen siendo causa y móvil de distorsión, enfrentamiento, combate a muerte y explotación de unos contra otros. Por supuesto, conectadas con las pertinentes oligarquías que se reparten la economía mundial. Esto es lo que hay detrás. Por cierto, tampoco nos hemos convertido en nada que no hayamos sido antes, desde hace siglos. Lo que sucede es que nuestro humanismo de falsete, al cual no es ajeno el cristianismo, verdadero jugador tramposo a las bandas que sean, nos ha hecho creer que evolucionábamos "humanitaria y culturalmente". Pues sí, he ahí la humanidad y la cultura que aún guía a los hombres. Basta con echar una mirada al entorno.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ellos y nosotros..., pero, siempre los otros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, pero con un foso de por medio que nos separa escandalosamente. Un abrazo.

      Eliminar
  5. mientras mi corazón se oprime, y en una bocanada de aire sucio sale de mis adentros, quiero silencio, solamente silencio, silencio
    .
    para que el odio no sepa que estoy aquí,
    para que no me enrole como uno de sus mercenarios
    ¡porque ya basta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema, además del silencio, es saber cuándo debemos hablar, cómo debemos hablar y con qué eficacia tendremos que hablar. Porque la sensación de impotencia nos oprime. ¿O también nos espanta la idea de que algún día podamos vernos así?

      Ya basta, pero si no se les escucha a ellos, ¿porqué nos iban a escuchar a nosotros? Empezando porque el Estado al que pertenecemos mira para otro lado y la sociedad española no quiere ni mirar.

      Eliminar
  6. A lo largo de la historia del hombre alguien me puede hablar de un momento de paz en toda la tierra al mismo momento???
    Siempre hemos sido explotados y usados en beneficio de otros, la guerra es un negocio, quizás el mejor, …ya no tengo palabras y los años enseñan mucho y he aprendido a no creer en el hombre, ya no.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Paz? ¿A qué te refieres, hermano? ¿A la iconografía de la blanca paloma? ¿A una palabra tan flotante como el éter? Es un término eufemístico, temporal y limitado...los historiadores, cuando se refieren al pasado, hablan de períodos de paz, señalando con ello lo limitado de una situación en que no se diera una guerra abierta y dura.

      Yo también soy un escéptico del hombre. Si nos desproveemos del ideologizado humanismo eclesiástico que todo lo sublima y edulcora para beneficios de los profesionales de sus castas, acaso toquemos más el hombre posible. ¿O es una utopía mía que no logro quitarme del todo?

      Eliminar
  7. Y ese es un torbellino de palabras pensadas, porque cada día nos quedamos más mudos ante la imposibilidad de describir la realidad tan desoladora, que ni siquiera sabemos como procesar.
    Sin embargo... no nos sintamos solos. Te dejo un abrazo muy fraterno y grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mudos es poco. No sé si a algunos nos hieren las imágenes (para nosotros son imágenes, ya ves) de guetto, muerte y desplazamiento, etc., o el subconsciente del terror nos invade. La idea de que en alguna ocasión podamos vernos en alguna de esas variaciones de violencia, por ejemplo. Y esta idea a mucha gente la vuelve más reaccionaria y delega entonces su mundo de ideas en los que van a administrar las cosas en su nombre, qué horror.

      Sí, no sabes lo que te agradezco que digas que no nos sintamos solos. Salud y un beso.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Se rompieron hace tiempo en cachitos, las que salen de nuestras bocas...Esa gente tiene derecho a clamar, pero cuando las palabras de los hombres no son atendidas, la violencia es el paso siguiente...Terrible, ¿no?

      Eliminar
  9. Me temo que no te la puedes quitar : la utopía.
    ¿la paz?…la no-guerra o el estado de conciencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La utopía es como una imagen del deseo ampliada a todo lo humano y divino. Llamamos paz a nuestro reducido bienestar, o lo que dices, la no-guerra. Respecto al estado de conciencia...cada cual se aplicará su visión de la conciencia, porque está adulterada por las morales impuestas a través d elos siglos. ¿O se trata también de una utopía eso de la conciencia?

      Eliminar
  10. La conciencia es un estado, es un hecho, existe, no es una idea, un mito ni una utopía, no es producto de la mente ni del pensamiento, la moral es orden social, es un producto derivado de las creencias, ósea de la mente.
    La conciencia es energía con alto nivel vibratorio, así se puede acceder a otros estados del ser que no son mentales ni negocios.
    un abrazo desde el horror de estar vivo y desde la maravilla de serlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré receptivo a ello, Tula, no lo dudes.

      Eliminar
  11. Me agrada, Tula, conocido de largo y valorado desde los inicios del Otoño ....... también utiliza mi expresión favorita de los últimos tiempos: "Ya no".

    ResponderEliminar