.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 13 de junio de 2014

Imaginario, 92.




Las letras de tamaño grande iban encogiéndose a medida que pasaba las páginas, a mitad del libro apenas se distinguían, para acabar extinguiéndose misteriosamente justo en ese momento en que más interesante estaba siendo el relato, cuando todos los caminos permanecían abiertos, y todas las posibilidades quedaban en el aire, el amor sin saber si superaría la prueba, la cárcel que amenazaba al protagonista, la guerra que transcurría indefinida, la traición que acechaba y que nunca se sabrá si resultaba triunfante, la generosidad de los amigos que habían apostado por aquella aventura...


  

2 comentarios:

  1. Tal como me has dejado a mí, con el alma en vilo'!
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O el desafío del lector de retomar el texto y completarlo...

      Eliminar