La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 31 de mayo de 2014

Imaginario, 66.




Un hombre repulsivo se me planta delante, pretendiendo convencerme de la malignidad del ángel caído. Dice -es su manera retórica de hablar-  que para probar la bondad infinita del Gran Demiurgo. Yo le contesto que, aunque soy partidario de las fantasías, me gusta elegirlas. Y a ser posible, inventarlas.



4 comentarios:

  1. "Por su pronunciación algodonada, los predicadores hicieron atractiva la maldad." (Vicente Núñez)

    Saludos, Fackel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los que pontifican tienen voz engolada, algodonada, retórica vacía. Ese estilo es el vestíbulo de la maldad que pretenden vender como salvación. Gracias por la cita, Manuel. Salud siempre.

      Eliminar
  2. La hipocresía extiende sus tentáculos, la pértiga de la imaginación la sobrevuela y gana la batalla. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado de primera, María José. Es un deseo que la imaginación se consolide y regenere. Salud.

      Eliminar