.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 17 de abril de 2014

Imaginario, 4.




El rostro de la mujer pegado al cristal era bello. Pero el reflejo lo era más. Cuando arrancó el autobús yo permanecí inmóvil en la parada. Le dije adiós con la mano. No sé si a su cara o al reflejo. Aquello fue un doble abandono.



4 comentarios:

  1. Cuanto menos intangible, más bello, el reflejo más bello que el rostro y supongo que el recuerdo es aún más bello.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fotografía me ha hecho contemplar ese fenómeno llamado belleza bajo otros puntos de vista. Las fotografías insinuantes y aquella en que se ofrecen imágenes disolviéndose suelen proporcionar una belleza sorpresiva que deja la puerta abierta a ese recuerdo vívido.

      Eliminar
  2. Ahhh la belleza...esa cosa tan subjetiva.
    ¿ qué es la belleza ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente la belleza sea la imaginación y lo imaginado. La propiedad de imaginarla. ¿Los cánones? Una historia tan cuestionable como todas.

      Eliminar