.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 24 de enero de 2014

Diario al borde
















Sujeto a una hebra, al borde de la noche. Dudando. Cuando el cansancio decide y el pensamiento genera monstruos antes de cerrar los ojos. Hoy voy a soñar que soy...que recorro...que persigo...que perezco...



(Imagen de Inés González)


9 comentarios:

  1. También hay días que el sueño necesita el folio en blanco. Sugerente texto, querido amigo. Es viernes y el cansancio de la semana invita a la quietud. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se agradece ese punto de vista comprensivo, aunque luego haya cierto mono...Un saludo mesetario pero cáido.

      Eliminar

  2. Cordón umbilical el que te une a ti mismo.
    El cansancio muchas veces impide dormir, soñar; lograr el sueño que uno desea soñar me parece imposible, y no digo que lo sea, sólo que basta que uno quiera para que no se sueñe, sea bueno o pesadilla.
    Libre albedrío, al menos oniricamente hablando (eso de momento no nos lo pueden quitar, ni hay que pagar por ello, que vaya usted a saber si alguien (uno de esos que roban y no van a la cárcel) da con la manera de hacerlo viable con, digamos, un impuesto.
    Me gustó, Fackel, saludos cordiales.

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El laberinto interior es más largo e intrincado que el que nuestra mente consciente sospecha. A veces no sabemos qué pasa, por qué, pero tiene sus reglas ajenas a nuestro control. Pero coincido contigo sobre el libre albedrío. Ninguna de las maldades humanas, sean éstas ejercidas desde el poder o desde cualquier insano que se mete en lo que no le incumbe, podrán con nuestro espacio salubre y posibilista, ni en el ámbito onírico ni en el consciente. Bien por tu coment, Ío, un abrazo.

      Eliminar
  3. Afortunadamente nos queda los sueños para agarrarnos a esas hebras de esperanza.. la noche, la imaginación y el cansancio a veces, produce monstruos.. sí..
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca estaremos lo suficientemente satisfechos con los sueños, y acaso no seamos todo lo agradecidos que deberíamos estar con su existencia y sus mecanismos. Creo que la naturaleza proveyó muy bien, su desarrollo es paralelo y complementario con el del cerebro despierto, digamos. Probablemente debamos a los sueños mucho más de lo que somos capaces o nos alcanza de reconocer. Monstruos aparte que, por cierto, me quedo con los oníricos, pues los que conocemos en el actuar cotidiano no parecen tener solución. De estos tenemos que protegernos, Ico. Un beso.

      Eliminar
  4. Debería de crearse en la web una planta de reciclado para la basura psíquica. Empiezo a temer que acabe por inundarlo todo. La infecciones parecen estar provocando ya una pandemia. Un serio problema del que nadie parece darse cuenta.
    Salud... (es lo que hace falta)

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes que me encanta esta saga. Me identifico bastante con ella, yo también escalando mis propias enredaderas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al decirlo explícitamente me haces sentirme más respaldado en el combate con la maraña, Zenon. Creo que somos conscientes de que estamos en ella pero no la aceptamos, lo cual me maravilla.

      Eliminar