.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 24 de junio de 2013

Aforismo solsticial




Admiro los solsticios y los equinoccios por lo que han tenido  -¿tienen aún?-  de punto de inflexión recurrente de los seres humanos sobre sus vidas. Cuando en la antigüedad se vivía tan poco eran verdaderos cumpleaños colectivos. Vinculados a la regeneración del suelo, a la confirmación de las vidas animales y de la supervivencia tribal, al arraigo lento y frágil de las esperanzas. Hoy, a los pobres los tenemos muy olvidados. Las fiestas que se inauguraron hace siglos para celebrarlos han acabado imponiéndose. La forma ha desplazado al fondo. Las modas, usos y costumbres tienen poco de rituales y todo de business. En tiempos rápidos como los nuestros en que los garbanzos salen del tarro, la leche del tetrabrik y la palabra de un móvil, ¿quién se acuerda de que el solsticio es otra cosa más importante malgré los hombres? 



(Foto: excavación en la ciudad vaccea de Pintia, provincia de Valladolid)



14 comentarios:

  1. Solsticios y equinoccios han sido patentados por Coca-Cola y Pepsi-Cola respectivamente. Pero, tranquilos, podéis celebrarlos en el Corte-Inglés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mierda! (perdón) No me fastidies...Por cierto, Loam, ¿sabes que estos días oigo un anuncio en la SER de Cocaloca convocando el 29 de junio como Día de los Bares? Este país es la...(póngase lo que se desee) Si triunfa, y no me considero moralista al respecto, añadiré al repertorio de títulos de nobleza de España el de País de Borrachos.

      Eliminar
    2. Pues no, Fackel, no sabía esto del "día de los bares", hace tiempo que no oigo la radio, se ha vuelto insoportable; lo que no es publicidad es propaganda y a uno se le acaba poniendo cara de buzón con dos ranuras.
      Ironías de mi anterior comentario aparte, he de decirte que tu aforismo me ha gustado mucho. En efecto, lo deforme -más que la forma- ha desplazado a lo sustancial.

      Eliminar
    3. Mi paso de escucha por la radio es fugaz. Ya no hay Radio París que escuchar. Y siempre me pareció cansina y excesivamente publicitaria, en todas sus versiones, la anunciante y la periodística. Pero a veces es inevitable dar con un dial que te anuncia lo que debes comprar, jaj.

      Eliminar
  2. Qué asco de país.
    Y pensar que soy funcionaria, tengo de jefes a unos borregos.
    Quiero modificar el sistema de partidos políticos. Creo que son los culpables de todo lo que nos está pasando.
    Fackel, no te enfades si no tiene nada que ver con lo del solsticio, pero hoy estoy un poco triste. He descubierto que Aznar no tendría que haber estado en la Universidad, porque de media obtuvo un 6,4, esto es, no llega a la media que propugna el innombrable. Matta ne

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bara, modificar el sistema de representación es tarea urgente, pero no están por la labor quienes cortan el bacalao...Y el sistema institucional y de manera más profunda.

      ¿Te dejo un pañuelo para que enjugues tus lágrimas? Mira que cuando lo tuve al innombrable ese de presidente de mi comunidad regional y me cruzaba con él por la calle...de haberlo sabido, lo de la nota...en fin, a ver si yo voy a ser más listo que él y no he llegado a nada. Manda collons.

      Matta ne; sayonara.

      Eliminar
  3. Tuvo que ser divertido eso de los cumpleaños colectivos cuando todavía quedaban cosas auténticas o solsticios vitales-verbeneros que celebrar. Mal vamos con la palabra envasada en el vacío del tetrabrik mental o cuando el tarro ya no piensa en evolucionar sino en escupir peroratas garbanceras (rollo Aznareno o nazareno papal). Ya sólo les queda inventar el día internacional... del móvil, si es que no existe ya!

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues acaso existe. Pero ¿para qué van a declarar tal Día del Móvil si triunfan sin tener su Día? Tiene días, horas, minutos, segundos y segmentos temporales diminutos. El móvil es el dios. El último, llegarán otros.

      Salut siempre.

      Eliminar
  4. Creo que el espiritu del solsticio de verano se mantiene en los que sienten apego a esas viejas costumbres, aún no ha desaparecido del todo, ni desaparecera creo yo mientras quede gente que lo valore. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los que tienen intención regeneradora, Ana, estoy e acuerdo. A quienes sienten y viven su existencia en una transformación y cambio continuo...Fascinante esta idea que me persigue y me vincula al tiempo, al espacio, a la naturaleza y a la nada, llegado el momento. Abrazo.

      Eliminar
  5. Mucho me temo, Fackel, que hemos sido vencidos por al tecnología que hemos creado y ella no sólo ha cambiado nuestra forma de vida, sino que también y apenas de forma perceptible, nos ha cambiado a nosotros mismos. No vivimos como somos, sino que somos como vivimos y nos hemos convertido en voraces consumidores de trastos inútiles que nos alejan de los que nos rodean para acercarnos virtualmente a quienes no conocemos. No sabemos nada de nuestro entorno social, ni hacemos convivencia con nuestros vecinos, ni disfrutamos de un amanecer o un bello atardecer, pero hablamos con personas a miles de kilómetros, y vemos hermosas fotografías de amaneceres, atardeceres y auroras boreales. No pisamos la tierra ni la Tierra, cada día nos aislamos más, hasta que lleguemos a una locura o explotemos. Tal vez la actual crisis esté haciendo pensar a más de uno sobre la inutilidad de muchos de esos artículos que devorábamos cuando nos los podíamos permitir y volvamos de nuevo a viejas costumbres perdidas. Sería la parte positiva que habremos sacado de este fenomenal engaño y saqueo a que nos están sometiendo.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo restar valor a tu criterio? ¿Cómo negar lo que dices? Tal vez por esa razón últimamente me pasan cosas muy curiosas. Por ejemplo, que me gusta reencontrarme con antiguos compañeros de colegio o de fatigas varias, o dirigirme a gente mayor que vivieron en mi barrio de infancia toda la vida y que agradecen unas palabras, o tener una conversación fortuita en el autobús con un viajero aunque sea con la excusa del cambio de unas paradas, o buscar espacios de la ciudad no corrompidos del todo por la especulación...Aquello que rompa el dominio de la técnica, allí donde uno se sienta todavía de carne y hueso...

      Gracias por hacerme saber de ti, Carlos. Esa sensación de saqueo y engaño a todas bandas también la tengo yo, procuro no vender además mi estado de ánimo. Resistamos. Un abrazo.

      Eliminar
  6. sabes qué, amigo Fackel, cada tiempo su derredor, no era mejor ni peor, era
    y hoy somos, no podemos comparar
    se vivía pocos años, se encerraban a la tardecita porque no había avenidas iluminadas, el transporte era nada, sin noticias aunque las necesitases, sin medicamentos y podrías morir por una infección en una muela, y mucho más, no envidio aquella época, simplemente lucho porque esta época sea más humana, menos monetizada, más equitativa, menos egoísta, más fraternal, más educativa, más mirando al cielo, al mar y a la tierra...
    ufff, perdón si te agobié, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Omar, estoy con tu opinión. Siempre he pensado que vivir en el pasado, sobre todo el lejano, implicaba vivir menos y peor; entendámonos, por lo tanto. No me agobias, estás empapado de pensamiento Galeano, y se agradece, incluso con ese ímpetu. Un abrazo.

      Eliminar