.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 17 de mayo de 2013

Otra interpretación del terrorismo empresarial




Sin permiso de El Roto (lo entenderá) ni de El País (debería entenderlo)

Una interpretación explícita del terrorismo patronal. Gracias por tu sensibilidad, Roto.




18 comentarios:

  1. Las etiquetas de las prendas nos informan de la composición del tejido, el porcentaje de algondón, de poliester, de seda, etc. pero no dicen nada de los porcentajes de explotación y colonialismo. También informan de cómo hay que lavar la prenda pero no dicen nada de como hay que lavar la hipocresía y las conciencias.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has estado redondo. No sé si Amancio Ortega et aliae me atenderán el lunes tras su fin de semana de resort. Se lo propondré (buenas sugerencias, Francesc)

      Eliminar
  2. un disparo de cañón al capital
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes, Omar? A veces tengo la sensación que hace tiempo que el capital se hace a un lado cuando ve llegar los obuses. Los desactiva antes de tiempo. Pero El Roto es único.

      Eliminar
  3. Parece que esta temporada estarán de moda los estampados en sangre intensa.
    El Roto es único removiendo conciencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa moda lleva años. No sé si El Roto remueve conciencias pero es un genio de la interpretación de los acontecimientos. Complementario superador del periodismo limitado y de la literatura mediana que corre por ahí. Gracias.

      Eliminar
  4. No farem res,nano. Això es una veritable merda,Revolució ja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente no hagamos nada. A no ser que fabriquemos esos mismos productos al mismo o más bajo coste que los fabrican en Asia. Una veritble merda, oui.

      Eliminar
  5. Fackel, ¿dónde han fabricado el ordenador que utilizas?

    Una viñeta fácil la de El Roto. Pero eso sí, tiene el mérito de acertar con lo que le gusta a su público.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónima Bea. Si lo que quieres decir es lo que creo, ¿me estás invitando a que me quede en la piel? Bueno, déjame en la camiseta, que es spanish, y no acabamos de superar el invierno. Disculpa, llevándolo hasta ese extremo que pretendes, ¿debo callarme? ¿No es un crimen trabajar en las circunstancias y al precio por el que trabajan en esos países? Tu mensaje ¿es que no debo tener mala conciencia de nada?

      No sé si es fácil la viñeta de El Roto. Pero tiene el mérito de acertar.

      Soy receptivo a tus sugerencias constructivas. Deseo vivir feliz, sin sentimiento de culpabilidad y cantando las excelencias del libre y violento mercado. Sácame del lío.

      Eliminar
    2. Por cierto, Bea. Soy un fiel seguidor o público, como quieras, de Ops, Andrés Rábago, El Roto...heterónimos del mismo autor, desde sus primeros tiempos en Triunfo y La Codorniz. Y me reconforta y me siento orgulloso de ello. Es como disponer vivos de un Goya, un Buñuel, un Machado o un Larra, entre muchos otros que no sé si este país se ha merecido. Es de esa raza. La única que me hace tener esperanzas y con la que me reencuentro.

      Eliminar
  6. Anónimo Fackel, no es mi intención que te calles ni que te quedes en camiseta. Sí la de que se seas un poco más consecuente a la hora de poner en la picota con saña a determinado sector y objetos de consumo cuando lo cierto es que una terrible desgracia como esa, que por supuesto se podría haber evitado, puede suceder en cualquier otro centro de producción, como por ejemplo el informático. Es por eso que siendo coherente, la misma mala conciencia debería resultar de utilizar esta herramienta con la que nos comunicamos. De lo contrario puede parecer hipócrita o ciego creer que las teclas no salpican sangre cuando se pulsan.

    Yo empecé a conocer a El Roto cuando firmaba como Ops en TOTEM, una de aquellas revista que salieron a finales de los 70 como "comics para adultos". Me fascinaban sus ilustraciones austeras y contundentes, con aquella negra visión de la realidad social, algo que todavía hoy lo sigue identificando. Me parece la suya una obra de mérito, pero cualquiera tiene días mejores y peores. Sigo pensado que la viñeta que aquí has traido no es afortunada.
    Por cierto, que se pueda ser de determinada "raza", hoy en día puede resultar inquietante, ya sabes como esa distinción ha sido en tantas ocasiones utilizada.
    ¿Deseas ser feliz?, la felicidad más allá de que se pueda conquistar o no, creo que en gran parte viene determinado por la capacidad innata que uno haya heredado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónima Bea-sin-blog-conocido. A eso me refería con lo de anónimo. Por supuesto, yo soy anónimo en la medida en que no me identifico con el nombre del registro civil, aunque casi siete años de blog hablan por mí. Simple aclaración de matiz, sin mayor importancia.

      Lo que me hace pensar tu argumento es que pareces estar diciendo que por esa regla de tres nunca podremos criticar, denunciar, señalar o estar en desacuerdo con ninguna de las cosas que no nos gustan o creemos que no están bien. Ni tú ni yo ni el casi cien por cien de los mortales podemos vivir al margen del actual sistema de producción, distribución y consumo, hermana. Salvo que nos volvamos anacoretas a la vieja usanza, algo que tampoco se nos permitiría y nos detendría la guardia pertinente con la escusa de que seríamos vagabundos. Dime cómo puedo ser consecuente. De hecho ya lo soy: consumo, produzco, permito que parte alícuota de mis impuestos vayan a sufragar a bancos despilfarradores, a empresas que chantajean permanentemente a los poderes públicos para no irse a otra parte, pago a políticos que luego se lo embolsan en sus negocios personales, principalmente a la empresa PP...¿Qué más debo hacer? ¿Más consecuencia? Si ahora he criticado, me he alineado con El Roto y con todo aquel que tenga una porción mínima y honesta de sensibilidad, en el asunto de la ropa que "nuestras" multinacionales mandan fabricar a precio esclavo o semiesclavo en Asia es indudablemente motivado por el crimen de Dacca. Como ves, mi lenguaje es forzosamente radical o, mejor dicho, encabronado. ¿O no tengo motivos? ¿O no tienen motivos donde más sufren las consecuencias de unas condiciones de trabajo y de unas políticas que ignoran al ciudadano común de aquellos países? Me parece que haces un planteamiento equívoco y cuyo discurso hacia el absurdo. En principio, mi crítica estaba ligada a ese sector. ¿Estás proponiendo que traduzcamos nuestros desacuerdos con la barbarie en actitudes ludistas al estilo del siglo XIX? (Táchame de exagerado si gustas)

      Me alegra que compartas el criterio que tengo sobre El Roto o heterónimos. Simplemente me intriga que esta viñeta no te parezca afortunada. ¿Te toca directa, indirectamente o como semipensionista (es broma) el tema? ¿Tienes que ver con el sector comercial donde se vende, donde se fabrica, donde se obtiene beneficio bursátil? Oh,m no lo criticaría, simplemente me ayudaría a entender tu desacuerdo con la viñeta. Así de simple.

      Lo de raza no lo saques del contexto. Podría haber dicho estirpe, clase, línea, etc. de personajes en los que yo me reconozco y que, desgraciadamente, han sido ignorados por muchos. Verdaderas señas de identidad de nuestra sociedad y no los personajes oscuros y sórdidos (manchados de sangre muchos de ellos) cuyos nombre no voy a pronunciar. A buen entendedor...

      Lo de la felicidad, término nombrado irónicamente por mí, aunque tú lo derivas como si lo planteara en serio, es punto y aparte. No se me da bien hablar de absolutos. Pero sí me intriga eso de "la capacidad innata que uno haya heredado". ¿Te refieres a genes, por ejemplo?

      Gracias por el debate y disculpa si me muestro rudo. Ya sabes, el personaje se pasa la mitad del tiempo resistiendo y la otra mitad indignándose. También innato y sobre todo muy condicionado por lo adquirido.

      Cordialmente.

      Eliminar
    2. Dos aclaraciones de error de teclado. Donde dice escusa, quiere decir excusa. Y donde dice ludistas quiere decir luditas (los trabajadores que se rebelaban contra las máquinas al principio de la Revolución Industrial porque las consideraban causantes de sus pobrezas y miserias, etc.)

      Eliminar
  7. Se puede ir a lo concreto: entonces saltan las voces dolientes; las de los afectados con nombres y apellidos, o las de los que se sienten señalados o implicados. O se puede ir al concepto, a la idea: esclavizar es aprovecharse de la necesidad ajena. Todos tenemos parte de culpa, es cierto. El Roto, como este blog, son una tribuna, y hay que leeerlos con la mente puesta en la idea general de justicia.

    ¿Que es fácil señalar? Claro, como no lo va a ser si allá donde mires impera la injusticia. Pero la generalización del mal no ha de imponer el silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras han sido más precisas y medidas que las mías. Las absorbo. Hago mía tu síntesis. Buena jornada.

      Eliminar
  8. No, hombre no, no tengo intereses en sectores industriales de ningún tipo, no seas tan suspicaz. Lo único que me ha motivado a comentar es poner un poco de moderación a una reacción que me parecía no contemplaba la cuestión en todos sus matices. Pienso que toda radicalización tiende a crear puntos ciegos, y este personaje tuyo al que te refieres creo que su indignación y espíritu de la trinchera lo tiene un tanto ofuscado. Permíteme que te comente que puede parecer demasiado posicionado, algo que desde la suspicacia también podría levantar sospecha de que lo mueve algún interés. ¿Quizás político? Lo digo porque sus críticas suelan ir normalmente dirigidas hacia una dirección concreta. Ya se que no, pero se podrían encontrar argumentos, de la misma forma que si utilizas palabras como "raza" o expresiones como "márchense de aquí" del anterior post. Es por eso que creo necesaria cierta moderación a la hora de utilizar las palabras y los mensajes.

    Sin acritud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea. Somos todos receptivos a que señales esos matices de los que hablas. Es que no acabo de entenderlo. ¿Cuál es la radicalización que tiende a crear puntos ciegos? Ah, ¿ahora te refieres a Job, al Fackel? Acabemos. Lo siento, Bea. Sospecho que esos personajes -que ellos no se sienten en trinchera, salvo que les arrinconen otros en ella- van a seguir en su perseverancia expresiva. ¿Por qué no van a pedir que se marchen quienes considera que son nefastos? ¿Por qué no va a clamar instintivamente contra lo bárbaro?Esos personajes ejercitan su derecho expresivo y escasamente insultan. Salvo que sus posicionamientos de protesta sean tomados como insultos, pero eso puede ser problema del receptor que también estará posicionado a su manera.

      Y yo que pensaba que este era un blog, no obstante, muy moderado...No, no percibo acritud por tu parte, no te preocupes.

      Agradezco tu intervención. Soy muy volteriano al respecto, pero si algo sirve el intercambio de pareceres es para que todos afinemos en considerar las cosas en sus justos términos. No nos perdamos en las ramas del bosque, que el bosque es mucho más.

      Eliminar