.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 10 de mayo de 2013

Las realidades de Job


















Cuando vio que el sol no calentaba y que la luna atravesaba sus fases sin afectarle Job se rascó la barba. Hay que desconfiar de las apariencias, se dijo. La vida sobre la tierra no siempre es la que desearían los hombres. Uno ya está de vuelta y quisiera percibir solo lo elemental, si bien pediría que al menos fuera auténtico. Detrás de quienes invocan la vida suele haber exterminadores. Detrás de de los que se reclaman patriotas se agazapa la corrupción. Tras los que pregonan amor y hermandad simulan los impíos. Quienes mencionan lo sagrado se ahogan en su despotismo. Tras las vanidades abundan los vacíos. Por debajo de los sueños navegan los significados más ocultos y los deseos más insatisfechos. ¿Es todo eso lo que se nos ofrece? O Fortuna... 

O Fortuna
velut luna
statu variabilis
semper crescis
aut descrescis...



27 comentarios:

  1. Que difícil encontrar lo auténtico, me parece que buena parte de lo que nos rodea esta estudiado y calculado para que parezca natural y espontáneo, nada más lejos de la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo lo auténtico existe, y acaso no es un hallazgo fácil sino que más bien hay que desfacer los entuertos y todo aquello que nos ha sido nombrado como verdades y solo responde a intereses, sumisiones, traiciones y falsas direcciones de caminos...hasta dar con la verdad. Ya desenmascarar implica un conocimiento intuido de lo auténtico. Lo malo de lo estudiado y calculado es que la sociedad entra al quite por comodidad, pero luego pasan las cosas que pasan.

      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  2. "Que del tronco cortado, o de algún pequeño rastro de raíces dejadas o que quedan en lo hondo, tornará a renacer más hermoso y más fresco, de manera que no le podrá deshacer ni la injuria del tiempo ni la violencia del hombre".

    Fray Luis de León, Exposición del libro de Job

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...y no solo en el nacer y florecer y dar frutos tienen semejanza con los justos los árboles; mas también en el resistir lo adverso, y en mejorarse con la dureza del hierro, y con él siendo heridos y cortados tornar a renacer de nuevo mejores..."

      Sigue diciendo Fray Luis. Como diría un joven actual es que Fray Luis era un crack.

      Eliminar
  3. Tengo la impresión de que en Job se oculta un masoquista empedernido. Es martir por vocación, encontrando en su sufrimiento -en el fondo provocado por sus propios fantasmas- la justificación a su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, puedes tener las impresiones que gustes o te sugieran. Mira que hace tiempo yo siempre pensaba que Job se regodeaba en sus desgracias en lugar de mandar a hacer puñetas al célebre Jehová. Hasta que descubrí el poder de la metáfora y del cuento moral que suele estar todos los textos bíblicos.

      Pero hay citas tan geniales... Por ejemplo:

      "...Y respondiendo Satán dijo a Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. / Mas extiende ahora tu mano, y toca a su hueso y a su carne, y verás si no te blasfema en tu rostro..." etc. (Job, 2-4,5)

      ¿No es lo que ordinariamente pasa en este mundo competitivo, cruel y de seres vendidos a los mejores postores? Bea, acaso haya que actualizar las lecturas y adecuarlas los tiempos (o bien desestimarlas)

      Eliminar
  4. He dado un sorbo largo y pausado al horizonte.
    Una profunda e incondicional gratitud me ha embargado.
    No sabría como explicarlo, no soy poeta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Job se siente removido en sus entrañas ante las circunstancias, tal vez esa es su condena.

      Eliminar
    2. Es un combate, de eso no cabe duda. Pero sería una imperdonable necedad reconocerse en la debilidad del adversario mientras rechazamos el vigor aliado.

      No somos culpables más que de claudicar.

      Eliminar
    3. Pues a mí lo de "beberse el horizonte" me parece del todo poético, espero que el término real se refiera a un destilado más viejo que Matusalén. Ahora que lo de la culpa es, desde luego, tan profundamente católico... pero tanto... y por desgracia tan común... ¿No habrán maneras menos justicieras de procurarse un sentido en el mundo? Pregunto.

      Eliminar
    4. Efectivamente, Precesión. El borde del ancho vaso que albergaba un espléndido Glenlivet Pure Single Malt, coincidió unos instantes con la línea que mar y cielo dibujaban. Una afortunada conjunción de horizontes, sin duda.
      No soy católico ni de ninguna otra religión. He utilizado el término "culpable" desde un punto de vista más bien ético, o si se prefiere médico, ya que claudicar es perjudicial para la salud. Espero haber dado satisfactoria respuesta a tu pregunta.

      Slainte mhath!

      Eliminar
    5. Me alegro por la copa. Si la respuesta a ti te satisface para mí está bien. Escuchaba a un espiritualista, Facundo Cabral, que decía "No estás deprimido, sólo estás distraído". No sé si te interesará, pero ya que está disponible en la red te lo dejo aquí:

      http://youtu.be/MqIuDyzM70g

      Eliminar
    6. Loam, de acuerdo, solo que no veo tan débil al adversario, algo que sí reconozco en nuestra parte. No somos culpables -palabra siempre ambivalente y equívoca, ojo con interiorizarla más allá de lo debido- más que de claudicar. De faltarnos ¿a veces o siempre? decisión y arrojo.

      Eliminar
    7. Ay, Precesión, qué poco me convencen los espiritualistas, no obstante la belleza y artificio, e incluso acaso buena intención, de muchas de sus palabras y pensamiento aéreos...

      Eliminar
    8. Cierto, Fackel, no es débil el adversario, sobre todo cuando el adversario es la propia debilidad. Si la libertad se ahoga, hay que lanzarse a rescatarla sin pensarlo, más vale perecer en el intento que por no intentarlo, pero "ya no hay locos", que decía León Felipe. Espero que a Job se le agote la paciencia (que ya empieza a oler a resignación), se alce indignado y exclame: ¡Hasta aquí hemos llegado!

      Eliminar
    9. Precesión. Respeto la opinión de Facundo, pero no la comparto, a veces se está deprimido precisamente porque no se está distraído.

      Gracias por el link. Lo veré.

      Eliminar
    10. Coincido totalmente con tu apreciación, Fackel. No lo hubiese dicho mejor.

      Eliminar
    11. LOam, ya somos dos los que esperamos, pero por si acaso no me hago ilusiones.

      Eliminar
    12. Precesión, me siento menos solo en el desierto.

      Eliminar
  5. El antiguo testamento viene a ser sabiduría antigua "empaquetada en el envoltorio de su tiempo histórico". A mi me salen muchas citas bíblicas al igual que refranes, serán cuestión de "antiguedad" y de la cultura en la que nacemos, por decirlo finamente, amen de determinadas circunstancias astrales de las que no vamos a hablar en este espacio pero que están directamente relacionadas con la famosa "prueba del nueve" matemática.
    Algunos afortunados, los que conseguieron unificar consciente e inconsciente pueden tener sueños lúcidos, si bien no siempre de forma voluntaria. Bss.
    Ah y dejaré al pobrecito Job tranquilo que bastante desgracia tuvo el hombre de perderlo todo cuando ya no le quedaban fuerzas para salir a buscar más medios de supervivencia. En los tiempos que corren en lugar de hacer lo que se dice en el A.T. se buscan otros medios para dejar de sufrir, salvo que esto último sea lo que realmente motive. ¿Mejor, peor?... eso conforme apreciación personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabiduría y justificación. Los textos que han llegado han servido para elaborar el corpus doctrinario de las tres grandes religiones (las llamadas del Libro) con sus divergencias y sus conexiones. Si nos salen las citas bíblicas es debido al adoctrinamiento del que fuimos objeto en nuestra infancia, obviamente. También porque muchas son expresivas y sirven para comparar con situaciones modernas. También son muy útiles como bumerán que lanzar sobre aquellos mismos que las han lanzados contra el común de los mortales en su afán de cristianizarnos a todos a lo bestia (siento la expresión, pero objetivamente ha sido así; lo hicieron con los de la casa tradicional, la europea, pero mira cómo lo practicaron igualmente con los africanos a lo largo de casi dos siglos de colonialismo, vía misioneros, por aquello de que eran razas inferiores y paganas que había que salvar; en fin)

      Tú tranquila, que JObs veo pocos por aquí. Los poderosos de este país (por limitar el ámbito) son intocables. Ni Jehová ni los jueces se ve que cuenten mucho para llevarles al grado de la desesperación. En nuestro país parece que el cuento se ha ddo la vuelta. Job no es el rico sino el obrero, el humilde, el desempleado o el miserable: contra él se ciernen todos límites del Dios sistema.

      Eliminar
  6. Toda cara resplandeciente tiene su lado oscuro, no es nuevo. Creo que en las preguntas que te haces sólo ves esa parte sin luz. No.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ¿qué?, no lo entiendo bien. Hay una parte sin luz en la que se habita. ¿Por qué no citarla? Luego,, vada uno sabe cómo la habita o cómo toma posesión de él.

      Eliminar
  7. Francesc Cornadó10 mayo, 2013 23:22

    O Fortuna. Imperatrix mundi.

    El texto es muy bueno y todo lo que he venido leyendo sobre tu Job me gusta mucho.
    Con los textos sagrados ocurre, me he fijado, que en una página dicen una cosa y luego unas páginas más adelante aseguran lo contrario, de esta forma hay gustos para todos y el texto pervive por más siglos que pasen.
    Las metáforas de los textos sagrados son recurrentes y muchas veces hermosas, las valoro por lo que tienen de formal, más que por su contenido. Desde luego que no concedo ningún valor a ningún dato sagrado.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esos textos bíblicos u otros sucede que no siempre ni por el forro las tradiciones son muy acertadas, menos las intenciones. De todos modos no conozco lo suficiente como hablar con claridad sobre ellos. Sospecho que muchos textos son arteros, que hay manipulación y variaciones en función de los intermediarios que hayan estado por medio. Gran parte de ellos tienen orígenes de tradición oral, diversas culturas los han trasladado a lo escrito y probablemente las minorías cultas de los primeros años del cristianismo han acabado por reelaborarlos y acondicionarlos a nuevas mentalidades y pretensiones. Dudo que sean textos puros desde sus supuestos unilaterales orígenes. En lo que ha llegado a nuestros días está la mano correctora y más o menos homogénea de las iglesias católicas y luteranas. Algunos textos tienen más categoría literaria que otros. El mundo metafórico que les posee es una parte, pero hay otro sumamente justificador de una visión de la historia. Yo siempre pienso (imagino) que para que unos textos cuyas reformulaciones serán probablemente bastante modernas (ya de los primeros siglos del cristianismo) cuántos otros o cuántas leyendas y tradiciones orales no se habrán perdido o simplemente rechazado. De cualquier modo, la violencia late en todos ellos de manera bastante exacerbada.

      (Disculpa, he copiado y pegado tu texto de nuevo pues no sé por qué motivo me lo había cargado, de ahí que tu enlace no aparezca como tal)

      Eliminar
  8. Esa realidad es sumamente angustiante. Nos pone a prueba constantemente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos hijos de nuestro tiempo, pero también de todos los tiempos, Neo. Otros pasaron antes, sufrieron las pruebas. Ahora nos toca a nosotros. Se verá. Será, no obstante, eso que llamamos vivir.

      Eliminar