.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 2 de mayo de 2013

Cosas (comunes, tópicas y escasas) que creo saber sobre las abejas, pero de las que nada sé





Que son insectos que vuelan (definición de colegio)
Que fabrican miel (sic, también de colegio)
Que la miel es alimento, negocio y a veces se adultera por mano humanoide (esto pertenece a cierta escuela de la vida denominada de gramática parda)
Que tienen en un extremo de su cuerpo un aguijón (Sánchez, el travieso de mi clase, lo comprobó muy pronto) 
Que construyen hexágonos (Gran Premio Mundial Pritzker)
Que polinizan flores y plantas por doquier (muchas de esas plantas polinizadas, pero muchas, nos las comemos luego los humanos, ¿será por eso que están tan ricas?)
Que la llamada abeja doméstica habita en una sociedad rígidamente constituida en clases (habría que saber si no hay también abejas negras como hay ovejas negras o garbanzos negros) 
Que esas clases o sectores se denominan: reina (minoritaria como en toda monarquía, aunque acaso no tan inútil como en toda monarquía actual), obreras (mayoritaria como en toda sociedad humana) y zánganos (abundantes como en las mismas sociedades humanas mencionadas) 
Que se han hecho múltiples películas y series de dibujos animados con su espectacular figura y su biológico comportamiento (observación infantil)
Que una vez haciendo una caminata por el Desierto de las Palmas, en el Levante, una de las chicas de la finca vegana sufrió una picadura y no sé cómo comprimí con mis uñas el punto de desgracia de su brazo y le saqué el aguijón a la primera (recibí aplausos, se admiten risas, pero todo hay que contarlo, no ha vuelto a suceder más)
Que últimamente estaban amenazadas como especie por las multinacionales de productos tóxicos y pesticidas varios (Bayer principalmente)
Que la organización AVAAZ había desplegado desde hace tiempo una campaña para evitar la barbarie.
Que parece ser que la Unión Europea ha frenado las pretensiones de los fabricantes de pesticidas letales (habrá que saber si es verdaderamente rigurosa esta prohibición, que uno es un descreído) 
Que sigan viviendo las abejas y evolucionando, aunque con el hombre por medio cualquier cosa puede suceder. Eso sí, prudencia al acercarse a sus ámbitos, que el aguijón no está colocado en sus cuerpecitos para que haga bonito.



(Dibujo de Diego Alberto Pardo)




Desfaciendo el embrollo: la abeja que no es abeja o la avispa que no es avispa o la avispa que quiere ser abeja o la abeja que anhela pasarse al bando de las avispas o la avispa que le da igual quedarse como está porque lo suyo también es libar. Da igual. Porque ¿qué creíais? ¿Que la Bayer y otras de su ralea iban a respetar con sus pesticidas a las avispas? Fotografía de  





16 comentarios:

  1. Jajj, pues anda y que no sabes ¡chaval! Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga, miss, se lo aseguro: una sola cosa sé...(¿a que ahora vas a pensar eso de "que no sé nada"? Pues no, te dejo con la intriga)

      Eliminar
  2. Anda que me iba a poner a fregar con la imagen entre ceja y ceja cuando he caído en la cuenta que ese bichito más ES una avispa. Lo se por el tipo de nidito y porque por mi verdiespacio unas cuantas me visitan con la llegada del buen tiempo. No, no tontas no son, y pican, vaya, aunque dejo letreros entre la hojarásca prohibiéndolo expresamente. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante mi error, he cambiado la ilustración, MJ.

      Eliminar
    2. "¡Discrinación! ¡Discriminación!", clamaron millones de avispas (unas decenas según el Ministerio del Interior) que, adoptando compacta formación en forma de saeta, enfilaron hacia la ventana abierta de Fackel, que ese preciso momento cambiaba la ilustración de su magnífico post.

      Eliminar
    3. Y encima yo me he quedado sin propaganda gratuita porque la foto de la avispa "desaparecida" era mía!

      Eliminar
    4. Creo, Loam, que en cuanto vemos una especie de esta nos preocupa mñas su aguijón que otra cosa y echamos a correr, de ahí que haya tenido error de fotografías. O acaso no, no acabo de creerme lo de Emejota, jaj.

      Eliminar
    5. Qué dices, Rat, de eso nada. En Blogger tutto é posibile...eh voilà!

      Eliminar
  3. Esperemos que esas prohibiciones de la Unión Europea se respeten, las abejas son imprescindibles en la cadena natural, las avispas también :)
    Gracias Fackel, buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos, aunque los poderes fácticos son los fuertes, no los institucionales. Bueno, en base a una noticia que me llegaba por AVAAZ quise escribir algo más lúdico que las reflexiones del pobre Job. Gracias a ti.

      Eliminar
  4. Lo importante es la intención. La imagen de la avispa es preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A distancia, MJ, a distancia y sin hacer ejercicios rápidos. Como si tu presencia no fuera con ella. Eso salva.

      Eliminar
  5. Yo también he recibido el aviso de avaaz y espero que no haya marcha atrás. No obstante, un amigo apicultor que desde hace tiempo observa que sus abejas no vuelven y si lo hacen vienen despistadas, sostiene que además de los pesticidas también les afectan las señales de las antenas de telefonía móvil. Parece que son varios frentes los que amenazan a las abejas, a las avispas, y a tantos otros animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no me extrañaría nada. Qué complicado se ha vuelto el mundo para tantas especies, incluidos nosotros. Voy a ver si localizo alguna información al respecto. Gracias, Ana.

      Eliminar
  6. Muchas gràcias por esta lección magistral sobre las abejas, hay que ver lo bien que las conoces, però nuestras amigas tienen un problema, cuando clavan el aguijón... se mueren.
    Nadie es perfecto!
    Que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, eso también nos lo contaron en el cole. Que con el aguijón se iba detrás todo el sistema digestivo o algo así, las entrañas, vamos. En la vida real nunca lo comprobé: se está más pendiente de la bala que de la escopeta, jaj. Buen fin de semana para ti.

      Eliminar