.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 27 de abril de 2013

Cieno
















Se diría que es el agua quien los hace emerger. Pero el limo que se asienta en los cauces crea también en sus riberas espaciosos ámbitos donde crece lo salvaje y lo domesticado. Aunque no hubiera especies animales, el cieno sería la base de los nutrientes con que la tierra se satisface a sí misma. Y se adorna.

6 comentarios:

  1. ¿Quién agita la ciénaga?
    Los lodos y las aguas pútridas pueden llegar a ser tonificantes.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. El limo, ámbito nutriente y constructivo, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Pero siempre miramos hacia arriba...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ignorando lo que hay debajo? Entonces es que no somos equitativos del todo.

      Eliminar
  4. Esto me recuerda que por aquí los campos se abonan con "cuchu" de vaques, buenas fabes nos dan y vuelta a empezar el ciclo repetido una y millones de veces. Da lo mismo, como especie nunca hemos dejado de revolvernos en el lodo, y hasta puede que ello sea necesario, en el mejor de los casos para aprender, en el peor para apestar y en el intermedio... no lo se. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reivindiquemos el concepto sano, saludable y santo del lodo, hermana. El lodo natural no tiene nada que ver con el de los ladrones de los bancos, de los gobiernos y de las multinacionales. Más claro agua y como decían en la terrible y penosa Castilla: al pan pues pan y al vino pues que no tenga agua.

      Eliminar