.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 31 de diciembre de 2012

La historia del Minotauro, según Zbigniew Herbert






Regalo de treinta y uno de diciembre. Una fecha más. Pero también fecha inevitable, de mirada y perspectiva hacia atrás y de expectación hacia el futuro. Futuro. Esa palabra llena y vacía. Esperanzadora y temerosa. Impensable y obsesiva. Inaprensible y deseada. Ese estado inexistente. Os dejo este regalo. Uno de los relatos más bellos que he leído jamás, y mira que los hay espléndidos. Es del poeta polaco Zbigniew Herbert y se titula 



 LA HISTORIA DEL MINOTAURO 



 "La verdadera historia del príncipe Minotauro está referida en escritura lineal A, la cual todavía no ha sido descifrada. En contra de todo el posterior chismorreo, fue realmente hijo del rey Minos y Parsífae. El muchacho nació con salud pero con un cabezorro anormalmente inmenso, lo que fue interpretado por los adivinos como un signo de futura sabiduría. En realidad con los años Minotauro se convirtió en un fuerte y algo melancólico… botarate. El rey decidió dedicarlo al sacerdocio. Mas los sacerdotes argumentaron que no podían admitir al anormal príncipe, porque ello rebajaría la autoridad religiosa, que ya andaba tocada con la invención de la rueda. 

A continuación Minos hizo venir de Grecia a un ingeniero entonces de moda, Dédalo, creador de una célebre variedad de arquitectura pedagógica. Y así surgió el laberinto. El sistema de galerías, desde la más sencilla a la más complicada, la diferencia de planos y escaleras de abstracciones iniciarían al príncipe Minotauro -supusieron- en los fundamentos del correcto pensar. 

Así el desdichado príncipe erraba por los pasadizos de la inducción y la deducción apremiado por sus preceptores, observaba los instructivos frescos con una mirada vacía. No lograba entender nada. 

Habiendo agotado el rey Minos todos los recursos, decidió librar a su prosapia de tamaña deshonra. Hizo venir (también de Grecia, a la sazón famosa por sus talentudas gentes) al mañoso asesino Teseo. Y Teseo mató a Minotauro. En este punto mito e historia concuerdan. 

Por el laberinto -alfabeto ya innecesario- Teseo regresa portando la inmensa cabeza sangrante de Minotauro y sus ojos desorbitados, donde por vez primera comenzaba a despuntar la sabiduría…esa que normalmente adviene con la experiencia."




(Texto tomado del libro Poesía completa, de Zbigniew Herbert, editado por Lumen, 2012. Grabado de Pablo Picasso)


6 comentarios:

  1. Gracias Fackel, me ha gustado tanto.. No diré lo habitual sino desearte mucha fortuna a través de los avatares, ahora y por el resto de tu existencia consciente. Bsss.

    ResponderEliminar
  2. Se agradece un regalo tan especial y compartido, es una delicia y además con ese Picasso, interpretando siempre el minotauro como nadie.

    ResponderEliminar
  3. Túconmigo. Gracias por apreciarlo. Mis mejores deseos para 2013.

    ResponderEliminar
  4. Eso de a través de los avatares me gusta, MJ. Los avatares que nos traen y nos llevan -río, oleaje, crepitar del fuego, viento...- para hacernos y deshacernos cada día.

    Un abrazo. Suerte siempre.

    ResponderEliminar
  5. Balbi, el regalo nos lo hace el poeta polaco. Y claro, cómo no deleitarse en un Picasso y más en su temática de Minotauro, en la que incidió tanto. Satisfactorio 2013 en la medida de lo posible.

    ResponderEliminar