.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 6 de diciembre de 2012

Día del Papel Mojado





Os deseo a todos mis radioyentes que paséis un buen día del llamado Día de la Constitución, con olor y sabor a invierno no solo de clima sino de alma.

Como es tristemente sabido, las efímeras Constituciones que han existido en la historia de España han sido inoperantes, escamoteadas, prostituidas, incumplidas, degeneradas o traicionadas, incluso a sangre y fuego (elíjase la acepción que cada uno encuentre a su gusto) y al menos, de momento sirven para que haya un festivo, y que un sector de los españoles no trabaje, otro se vaya de vacaciones unos días si su pecunia particular se lo permite y una minoría de políticos engreídos se crean representantes de la sociedad, del pueblo o de la grey (aquí vuelva a escogerse el término que cada uno encuentre más simpático) en sus actos hipócritas que celebren hoy.

Ahora entiendo, visto todo lo que acontece en esta finca de 504.782 km2., que algunas viejas representaciones iconógraficas (también rancias, también opresoras, también desagradables) se mantengan. Y cada vez más bendecidas por las instituciones seculares que adoran recibir prebendas, inversión del estado, exenciones fiscales y bienes varios (si alguien que lea esto tiene duda que pregunte a un tal señor Wert y su cohorte opusdeística y episcopal en vigor) Ad maiorem dei gratiam, naturalmente.

Lo dicho, buena salud y humor al menos en el Día del Papel Mojado.




12 comentarios:

  1. Jajj, muy ingenioso, si señor. El título de la entrada me ha llegado al alma, bueno "adentro", quiero decir. Mientras quede humor y capacidad de autocrítica, puede que sean indicios de una cierta salud.... mental, claro. Bsss.

    ResponderEliminar
  2. aunque parezcan benignas, benefactoras, protectoras, hacedoras de derechos, las constituciones capitalistas están creadas para el dominio del hombre(débil) por el hombre(poderoso)
    .
    eso
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Una pandilla de chorizos que se reune, se pegan una comilona y se la pagamos todos los demás.
    Una pandilla de chorizos que aún tienen por escudo el que aparece en la imagen.
    Una pandilla de chorizos que viven de la rapiña.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que esta constitución es la más duradera y eso es el fruto del consenso político de finales de los setenta. No por eso tiene que tomarse la carta magna como mandamiento divino e infalible. Las normas y leyes más justas son las más flexibles. Lo que sí es cierto es que esta constitución necesita un cambio, una necesaria modificación con la iniciativa popular. Los políticos se han convertido en el lastre más inútil de esta sociedad. El único movimiento interesante ha sido el 15-M y pensaba que era el que podía encauzar la modificación constitucional sin tener en cuenta estos grupos políticos que tan inmerecidamente nos representan. Luego, este movimiento popular se ha diluido como un azucarillo entre tanta represión policial. Mi querido y admirado Fackel, de vez en cuando hay que desempolvar las guillotinas y sacarlas a la plazas de los pueblos. No sólo tendría un carácter ornamental, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que ha llegado el momento de reformarla "a su gusto"...tienen que dar otra vuelta de tuerca en su beneficio, nosotros a callarnos..como siempre.
    No creo que nos pregunten nada.
    Bueno, pues eso...más de lo mismo.
    con fractal afecto...tienes mucha verdad.
    Tula.

    ResponderEliminar
  6. Emejota. Me alegro por tu conciencia sobre la salud mental. Desde luego, no voy a dejar que los canallas me quiten la mía, por supuesto. Por lo demás, el Día del Papel Mojado va ver que cada vez será más mojado y menos de todos los españoles. Están hurtando la Constitución de una manera descarada, hermana, y eso no es ninguna broma. Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto, Omar, pero es que la ciudadanía pasa también de ellas. Es triste, pero una Constitución que es un pacto debería recabar el mantener la guardia. Pro la guerra de clases está ahí y la sociedad campa en su nefasto caos.

    ResponderEliminar
  8. Absolutamente, Francesc, y mira que a mí los absolutos me repelen. Siempre la finca del abuelito, su finca, la de los caciques, empresarios, clérigos y demás castas, una visión de España imponiéndose a la otra en la vida cotidiana. El ¡Trágala! que Goya denunciaba.

    ResponderEliminar
  9. Isla, el problema es que los de siempre no van a querer cambiarla. Y si se cambia será en algunas formas ¡para ajustarla a sus necesidades de latrocinio y perpetuación de su poder! Esta constitución (me da vergüenza otorgarle la mayúscula) va a acabar siendo como el escudo de la foto. Poco a poco se descafeína, se rebaja, se incumple, se sacan leyes colaterales, se ignora...y hala. Y luego el Tribunal ese constitucional tú me dirás para qué va a servir.

    El 15M...tal vez has pedido mucho de un movimiento (y gracias) que puede seguir mostrándose. Pero una fuerza superior, orgánica, con ese espíritu, hermano, no se fragua en meras corrientes. Aunque podría nutrirse de ellas. En fin, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tula, me sentiría feliz viviendo siempre en el error. Creyendo que mis temores son infundados, mis angustias son vanas, mis inquietudes son meros desequilibrios y mi búsqueda de la verdad una simple locura...me gustaría. De cualquier modo, poner la llaga en el dedo de ciertas cuestiones no tiene mérito, hermano. Es como si miráramos el sol y le señaláramos con el dedo diciendo: mirad, ¡el sol!

    Es todo tan obvio...

    ¿Cómo va la luna? Con tanta nubosidad no sé nunca en qué luna vivo.

    ResponderEliminar
  11. No deja de impresionarme esa imagen. ¡Hay que ver el poder que pueden llegar a tener los símbolos! Tanto en un sentido como en otro. A mí me produce dolor. Dolor propio y ajeno.

    Ninguna constitución puede convertirse en símbolo. Debería ser un ser vivo.

    ResponderEliminar
  12. Pues imagínate, Enric, que parte de ese escudo quilométrico contiene símbolos de los Reyes Católicos. Por cierto, ese escudo existe en una escalera de acceso a una planta superior en el Palacio de Santa Cruz, de Valladolid, construido por el cardenal Mendoza a finales del XV. Pero ya ves que es escudo de la España franquista.

    Es el problema de los símbolos. Quieren perpetuar lo muerto. Precisamente lo que está vivo no necesita "simbolizarse". ¡Es! ¡Está! ¡Fluye! Habría que hablar largo y tendido sobre los simbolismos. Hay demasiado esoterismo y a algunos se les cae las babas sobre lo que creen inmutable y solo está muerto. Que ya es bastante.

    ResponderEliminar