La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 12 de noviembre de 2012

Trivial




He mellado la cuchilla
al intentar apurar esta barba hirsuta y áspera
de tres días.

La mirada de reproche
que ha brotado fulminante desde el fondo del espejo
             me ha negado tres veces
su reconocimiento.

Han sido tres las gotas
que han prendido insignias
             pero no del valor
sobre el cuello de mi camisa.

Tampoco esta vez
tercera
             ha sido la vencida
como sentencia el dicho al uso.

La vena decisiva caía
más abajo
y yo
estaba tan cansado para poner fin
             a mi hastío
trivial.




(La fotografía es obra de Katia Chausheva)


6 comentarios:

  1. Ostras, qué bueno. No es nada lírico, pero no esperaba otra cosa de ti. Es un poema desnudo, pero no en el sentido que podían darle a principios del XX sino en un sentido de verdad que raspa, como la barba, que provoca irritación cotidiana... Es como mirarse al espejo y no gustarse. No se me ocurre nada más desnudo que eso. Muy bueno, muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Vaya... A veces a uno le gustaría dejar/recibir comentarios, cuanto menos, ingeniosos al ver este tipo de entradas. Parece que el verso, siéndonos en origen más propio, es de más difícil acceso para el común de los mortales a la hora de contar (y cantar o, como dice Eastriver, desnudarnos a los otros)...

    Que yo sepa, aún soy imberbe, pero tomo nota por si algún día me encuentro con esa frustración matinal; la mirada de desaprobación al fondo de espejo no en sólo cosa de barbas...

    Saludos mañaneros,PeterP.

    ResponderEliminar
  3. Ramón, música y números se entienden. Yo he puesto la letra porque el baile está ahí cada día. La métrica poética también tiene sus propias medidas, hasta fuera de los cánones ad hoc. Agradezco que te haya llegado. El espejo dice verdades a través de sus mentiras. No necesariamente las mañanas nos llegan frustradas por el espejo. Y si la ves venir así, sácale la lengua.

    ResponderEliminar
  4. Devaneos. La poesía es difícil para el común porque este exige con frecuencia demasiada linealidad y planitud a las expresiones de la vida. La poesía no es relación de acontecimientos, como la prosa, al menos no en la dirección con que exigimos que las cosas sean relatadas. La poesía dice, pero en dirección interior: el lector tiene que ir hacia territorios para los que se requiere otra manera de viajar. Y sin embargo, cuántas veces es espontánea la expresión poética; mas también muy personal, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, Fackel. Quizá sea eso "lo complicado" de la poesía: lo distinto de su viaje. El viajar hacia dentro. Y que lo de dentro sea afuera también...

    Desde luego, el lenguaje, ese prosaico con el que nos sentimos más familiarizados,es un comunicar recto, hecho en parte contrario a la poesía, circular, de linealidad rota. Sin embargo, espontánea la poesía por lo que tiene de oralidad, lo primitivo del canto, ¿no? Y como espontánea, también personal, individual, interior.

    Puede que todo sea uno sin que nos demos cuenta; que uno sea la manera de llegar al otro; que se contengan lo uno en lo otro y viceversa. No sé.

    ResponderEliminar
  6. Bien por tus matices, PPan. Creo que hay mucho de dejar fluir y de ser receptivos sin que nos lo propongamos en esto de la expresión poética.

    Poesía es escuchar todo aquello que está más allá de los límites culturales humanos. Cuando el hombre escucha al animal que lleva dentro, por ejemplo, o a otras especies, o a la Tierra, o a los elementos, o al movimiento o simplemente a la dialéctica...todo eso otro que no puede sujetarse con la cuerda de la racionalidad.

    Se me ocurre.

    ResponderEliminar