.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 1 de agosto de 2012

Si esto es el hombre...




Veo estos días varios vídeos sobre ejecuciones sumarias en Siria. Miseria. Por cierto, todos los que aparecen son hombres. Paso vergüenza ajena. Miseria de los sementales, de los chulos, de los matones, con uniforme legítimo o con pañuelo verde en la cabeza. Por cierto, ¿dónde las mujeres? ¿Tan secuestradas, tan ignoradas, tan apartadas, tan contenidas entre el colchón familiar islamista y el terror del régimen? Como mucho, en los funerales.

En nombre de lo épico, de la revolución, de la lucha contra la tiranía, de la religión, de los años de desprecio, de la venganza, por una parte. En nombre del gobierno que se autonombra legítimo, soldados y partidarios del Gobierno secuestran y masacran con la impunidad que les otorga su Ley, su control territorial, sus resortes de poder, sus arsenales, por otra. Otra vez la religión, los intereses cruzados de los clanes, el negocio del armamento, las influencias internacionales, la pugna de hegemonías presentes y de quienes aspiran a tenerlas, la geopolítica en la sombra. Siempre la fuerza bruta. Consecuencia: la sangre y el horror. Las últimas y más repugnantes formas de la alienación del hombre por el hombre.

Todo es río revuelto, y alguien sacará ganancia, pero de momento lo cotidiano es sufrimiento y a los sirios les cubre la noche de los tiempos. Alepo, Damasco...nombres históricos, donde se generó hace siglos la cultura que otros no tenían o que se les había quedado obsoleta. De los vídeos que circulan, tan desagradables como instructivos (entiéndaseme), además de la barbarie y el ensañamiento mostrado, hay que deducir otros detalles. Que ni unos ni otros son nadie sin las armas, los disparos, el avasallamiento, los gritos, las consignas. Que los contendientes invocan el nombre del Estado o de Alá: ¿creen en esas advocaciones o se refugian en el fanatismo? Que los ejecutores tienen que actuar siempre en grupo para sentirse respaldados y justificar su valentía (mejor dicho, envalentonamiento); el sentido y pesudoconciencia de masa sustituye la decisión personal. Sean soldados del régimen o guerrilleros asumen su disolución en la tribu, su delegación en un poder superior. Se anulan. Que los procedimientos sumariales se imponen de la manera más primitiva, tanto en un bando como en otro, borrando el Derecho, la mínima tolerancia, imponiendo la infamia como la ley más salvaje. Que los oficiales ejecutados que hasta unos días antes habrán hecho ostentación de su uniforme, sus medallas y sus brutales órdenes no son nadie: se les ve tan ridículos como inermes en calzoncillos, chorreando sangre, angustiados, acobardados, instantes antes de su final.

Se dirá: la guerra es así y punto redondo, como si hablara Blas. Si esto es el eterno retorno hacia el vacío, hacia el volver a empezar mamando sangre, algo que puede acontecer en cualquier parte, solo con que los intereses choquen y no se acepte ni se dirima pacíficamente una querella política...Si esto es el Hombre, en su puñetera y doble acepción…



12 comentarios:

  1. Hoy no puedo parar de llorar. Todavía me quedan lágrimas, cuando se agoten será puñeteramente preocupante y puede que para eso no me falte mucho.

    ResponderEliminar
  2. Emejota. Llorar es un recurso, una necesidad, es biología, emoción y actitud. No renunciemos a ello. Pero ¿sólo deberíamos llorar?

    ResponderEliminar
  3. Con mi petición de disculpas y tu permiso, te dejo esos paupérrimos versos de hace pocos días, fackel. La mayor parte de las veces, ni los poemas nos expresan.

    Rosa de Siria

    Siria en contrapunto
    de rosa. El alfanje rompe
    El arco entre aquel tiempo
    Y el nuestro y el arbusto
    De flores y su suelo
    Cubierto de almas
    gemelas que lloran.

    ResponderEliminar
  4. Todo esto en nombre de nada, más bien esto es, o debería ser, innombrable... Los fanatismos se enseñan, los soldados lo creen, los que lo enseñan no creen más que en sí mismos y en sacar beneficios, materiales y de poder. Siempre me ha intrigado sobre qué lleva al ser humano a desear tener poder sobre los demás, poder llevado a extremos inexplicables; ese poder totalitario, absoluto, cruel y devastador. ¿Pone el poder? Es que si no, no lo entiendo.
    Y tu último párrafo deduce las consecuencias posibles, retornos en cualquer parte, en cualquier mundo, a empezar mamando sangre.
    Si esto es el hombre, en su puñetera y doble acepción..., quiero ser otra cosa, con alas para volar.

    ResponderEliminar
  5. Eso ,para mí, es pornografia pura y dura. La exhibición de la brutalidad debería estar censurada,ya sabemos que hay detrás de todo esto.
    Ala, cruel y déspotas, machista y retrógrado, amenazador,dictador. Cúando los hombres aceptaran que son iguales? cúando cesará el dominio? hasta cuando la expropiación de la vida ajena?

    De todos modos,Facke, con estas noticias ocultan las nuestras, donde subyacen intenciones sutilmente camufladas.
    No son menos brutales las agresiones que infieren los policias, cuando clamamos nuestros derechos.
    el ser humano aun no ha despertado de su primitivismo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Sofía, por favor, sin disculpas y sin hacerte a ti misma de menos. Son unos versos vigorosos y vuelcan un afecto por el sufrimiento ajeno que habla de tu sensibilidad.

    Tristes sufrimientos, sin que consigamos entender los procesos históricos y el afán de los carroreros al acecho.

    ResponderEliminar
  7. En nombre del poder por el poder, como dices, Mafalda, en un sentido. En otro porque ese poder se proyecta internacionalmente: ya no es el poder por el poder de los enfrentados sirios, sino de las religiones, las naciones que cortan el bacalao, los intereses crematísticos y mercantiles en juego, las influencias externas...la partida de ajedrez internacional se juega ahí en estos momentos, con sumo riesgo, desde luego, para todos.

    Pero el tema es que todo esto sería de otro modo o no sría si desde la infancia los valores que difunden todas las culturas no se basaran en el odio, la discriminación (de la mujer, en casa), la idea del enemigo, las prepotencia, los territorios del yo llegué primero o ya de antiguo no sé qué dios me los dio, el fomento machista, el fracaso de los sementales, etc.

    En fin, ya sabes, una espiral que todos justifican para portarse como se portan. Esto es la Humanidad...¿sólo podrá ser esto?

    ResponderEliminar
  8. Bien por ese concepto, Gene. Considero yo también el ansia de poder algo pornográfico, sus expresiones, sus acciones, el derroche de fuerza y de armas, la intolerancia, el totalitarismo directo hasta en el contendiente más imbécil...todo resulta pornográfico. No sé si se trata de censurar imágenes: se pueden leer de muchas maneras y desde ojos diferentes. Y sacar enseñanzas. Yo mismo me sorprendo de haberlo hecho: he sentido lo que no había sentido antes. No importan las causas ante la barbarie de una ejecución sumaria. No es igual verlas así que ver una película de ficción; aunque si nos pusieran esos videos a todas horas pensaríamos que era una peli de ficción.

    Ni podría ni sabría responder a tus preguntas del hasta cuándo. Dudo que cesen alguna vez, es parte de la materia bruta y oscura de los hombres. El desafío es si algún día la evolución cultural y el reparto de bienes llevará a otros criterios. Pero también habría que desterrar las creencias fanáticas, y ya sabes qué implica eso. Ni siquiera lo hemos logrado en naciones que consideramos avanzadas (está por ver)

    De todos modos no creo que esas noticias tapen otras propias, no lo creo. Calma.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  9. http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/middleeast/syria/9435550/Foreign-Office-investigates-reports-of-Britons-among-Islamist-kidnappers-of-journalists-in-Syria.html

    Nos están engañando.
    Tula de fractales

    ResponderEliminar
  10. Tula, cuento con que nos estén engañando, pero quienes pagan el pato son los sirios. Las potencias hilan muy bien sus juegos, a costa del que realmente pone la carne en el asador.

    Gracoas por el enlace.

    ResponderEliminar
  11. la guerra es así pero...

    y el hambre es así, hombre

    saludos fackel, aunque tengan que atravesar esos contornos tan miserables

    ResponderEliminar
  12. ¿Algo así como hechos que se acaban asumiendo pero que no se aceptan?

    quien sobreviva, claro

    salud, Ccrider...terrible acontecer

    ResponderEliminar