.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 21 de julio de 2012

Crecimiento




en aquella extensión
donde la humedad revelaba
sus secretos

mis manos
se sintieron crecer

y hablaron la lengua evanescente del rocío
y el origen arcano y vertical
las supo suyas

al disolverse




6 comentarios:

  1. penetrante...pero la imagen que muestras dice tanto como tus palabras. Si una piedra es capaz de alimentar vida, alimentándola unicamente con humedad, habrá esperanza,despues de la ecatombe.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. "Al llegar a la cumbre, los indios me advirtieron que no hiciera el más leve ruido, pues de lo contrario la lluvia caería a torrentes. Yo, como joven y alocado que era, tan sorprendido como convencido que sus temores estaban fundados en alguna superstición del país, decidí en seguida demostrar la simpleza de su advertencia, y mientras ellos caminaban con grandes precauciones por entre las rocas, delante de mí, disparé un tiro con el rifle. De inmediato la lluvia cayó sobre nosotros.
    Tras meditar más tarde a cerca de esto, he dado con la explicación científica del fenómeno. El agua de las nubes bajo las cuales pasábamos estaba a punto de convertirse en rocío, y la más ligera vibración de la atmósfera originaba la condensación.
    Lo mismo sucede con la cera después de que ha alcanzado la temperatura de solidificación se reduce ésta en dos o tres grados: basta una palmada para que pase de líquida a sólida.
    Mis guías, con mucha razón, se enfadaron conmigo, y comprendí la tontería que había cometido, y que no era la única desde que partiera desde Nueva York. Pero la lección que se aprende de esta manera supera a todas las lecciones teóricas." Página 65, de la edición en castellano, marzo de 2000.

    Cazadores de cabezas en el Amazonas. F. W. Up de Graff.

    Un abrazo. Te recomiendo su lectura.

    ResponderEliminar
  3. Se puede llegar a sentir el paso del tiempo en los rastros que quedan en las cosas, más entre los muros que alguna vez fueron habitados.
    Me encantó la imagen.

    ResponderEliminar
  4. Gene, sin embargo yo prefiero aproximarme a ella, antes de que se produzca cualquier desplazamiento, busco la simbiosis.

    ResponderEliminar
  5. Utopazzo, y tomo nota. Los indios siempre tuvieron su sabiduría, tal vez ahora nosotros deberíamos andar por nuestra jungla cotidiana con sumo tiento, tal vez. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Neo, yo encuentro el tiempo en muchos resquicios: no solo su paso: no solo el recuerdo: cuando las texturas o los olores o las brisas entran en mi cuerpo estoy en aquel tiempo de alguna manera.

    ResponderEliminar