.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 10 de junio de 2012

Suelo






Bajo los adoquines de las palabras
alineadas en su imperfección
hay arena.
Sin esa arena que emerge de otra arena
más primaria y profunda
ni tú ni yo ni el poeta muerto
estaríamos aquí jugando a pronunciar deseos.
Venimos de una sucesión de estratos robados al mar
para acertar como en una elemental construcción de niños
a colocar palabras.
No importa si cada pieza es rugosa ni irregular ni si se ajusta
de modo adecuado con la siguiente.
Lo importante es que compartan un trozo de suelo.
Las palabras deben ser, pues, sobre todo
suelo. Y pediría más:
que se queden siempre en suelo
porque cuantas palabras se alzan desprendiéndose
de la arquitectura cotidiana,
para anhelar convertirse en la bóveda del mundo,
entran en erosión con los primeros embates de los vientos
de la vida. Y entonces su apariencia
no cubre nada:
ni siquiera nuestra intemperie.



(Fotografía de Herbert List)

10 comentarios:

  1. Pues levantemos adoquines... los reales y los figurados, y que bajo ellos emerja algo nuevo. Literariamente corre menos prisa. Socialmente, la cosa es ya casi urgente.

    ResponderEliminar
  2. Sí, urge: también urge que las palabras estén en el suelo, que no suban y suban para decirnos falsedades, para taparnos la verdad. Lo llaman rescate y es un ....

    ResponderEliminar
  3. Si lo literario no va d ela mano de la realidad social, hmmm...

    ResponderEliminar
  4. Casilda. De momento farsa, hermana.

    ResponderEliminar
  5. jolines Fackel...espeluznante y bello.
    Y debajo del último sustrato los sonidos guturales, aquellos que en un principio solo fueron comunicación sin método. Lo último que oiremos será lo mismo, porque nos habran seccionado las cuerdas vocales, a menos que defendamos el sonido como arma para vencer.


    creo que hay que gritar con todAS LAS FUERZAS PÀRA CONSOLIDAR UN SUELO QUE NOS PERTENECE, UNA RAZÓN QUE NOS AMPARA Y UNA GARANTIA DE FUTURO.



    Un petonet, te'l mereixes

    ResponderEliminar
  6. Las palabras, suelo, pavimento, las palabras, firmamento, modos. Yo también pediría que se quedaran en un reducto, en una contracción, pero que el placer de las palabras no traspasara las hojas del árbol ni mucho menos sirvieran de escenario para la representación, estatuaria, estatua oratoria…Esa arena que subyace al “tejido” dibujó de esclusa en esclusa la verdad de los afectos, aquello que la Historia con mayúscula intentó ocultar.

    Un abrazo desde esta tarde ventosa.

    ResponderEliminar
  7. Genetticca. Hay días que no sabes a qué medio de expresión recurrir para expresar lo que corre por dentro.

    Gracias por comprenderlo.

    ResponderEliminar
  8. Rider. Lo expresas tan bien que poco puedo añadir. Suelo es también la composición cósmica que flota en la atmósfera y más allá. Lo que no es suelo es la esfera en que cierta gente -efímera pero muy dañina- se instala para torturar a los humanos. O manipularlos para sus intereses de casta.

    Reclamemos la humildad y la potencia del suelo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Carinhosamente..
    Estou passando para deixar meu carinho também desejar um feliz final de semana beijos no seu coração.
    Evanir....

    ResponderEliminar
  10. Muy amable, Evanir. Sé bienvenida a este territorio pacífico y tolerante.

    ResponderEliminar